Pamela Palenciano: “El amor de verdad no duele”

La artista y comunicadora andaluza recitó su monólogo No solo duelen los golpes para concienciar al público sobre los modelos de amor romántico machistas actuales

Monólogo Pamela Palenciano

Pamela representando su monólogo frente al público.      Foto: Paula Martínez Forca

La facultad de Derecho del Campus de la Merced acogió ayer a la monologuista Pamela Palenciano en un homenaje por el Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado 8 de Marzo. El evento lo organizaron la Unidad de Igualdad entre hombres y mujeres de la UM y el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia (CEUM).
Pamela es natural de Andújar (Jaén), ahora tiene dos hijos y vive feliz con su chico. Pero la violencia machista que padeció años atrás le ha marcado la vida y por ello está desarrollando proyectos de ayuda y concienciación contra el machismo.

La artista escenificó a través del teatro cada uno de los hechos vividos y experimentados, imitando incluso la voz más masculina y más femenina en cada caso. Relató que cuando expone este monólogo en institutos los profesores la miran con rareza porque ven que no cumple el perfil de mujer maltratada. Ella se defiende:“Las víctimas del maltrato son las que mueren, yo soy una superviviente”.
Durante todo su monólogo, la chica vistió con una camiseta ancha y negra, en cuya parte delantera figuraba la frase “No solo duelen los golpes”, junto a una imagen de un corazón herido. La justificación está en que “la violencia parte de una energía y una forma a la hora de hablar, no es solo física”, explicó Pamela.

Se enamoró por primera vez a los 12 años, de un chico de 14 que bailaba Break Dance. Se llamaba Antonio y fue el chico que le jodió la adolescencia. Sufrió violencia verbal, física y sexual. Pamela “era de su propiedad”, tenía que vestir como a él le gustaba, se enfadaba cuando ella hablaba con otros, no permitía que “le dejase como una mierda frente a sus colegas”, tampoco le gustó la idea de que empezase en la radio…. Discusión tras discusión perdió a su mejor amiga con 13 años, pero “por amor se da todo”, expresó.

Pamela considera que era un círculo vicioso, la historia se repetía y acababa enredada en una tela de araña, sin saber cuándo las cosas iban bien y cuándo mal: “Solo sabía que todo lo que pasaba era por mi culpa. Y de todo lo que me hizo, lo que más me dolió fue cuando me dijo puta delante de todos sus amigos y nadie dijo nada”.

“Y si hoy estoy aquí contando mi historia –matiza- es porque no tengo hijos que me vinculen con él”.
Estuvo 6 años con él, pero las secuelas de esa primera relación siguieron vigentes cuando Pamela tuvo un segundo novio, Lolo. “Lo peor que me dejó Antonio no fue que intentara matarme, sino que yo me convertí en Antoñita, pero con Lolo. Repetí el mismo guion. Me dio un asco parecerme a él…”.
Ahora Pamela es feliz con Iván, un salvadoreño que conoció cuando fue a El Salvador. Son muy distintos y todos los días discuten, pero ambos saben hablar y solucionar los problemas entendiéndose. “Nosotros seguimos el mismo sendero, pero no el mismo camino porque cada persona sigue su camino”, aclaró. La andaluza recalca que si algo le ha demostrado Iván es que “el amor de verdad no duele”.

Pamela Palenciano

Pamela Palenciano
Foto: Paula Martínez Forca

Pamela hizo hincapié en que el patriarcado hace 21 siglos dividió al mundo entre hombres y mujeres y que existe un sistema de desigualdad, ya que hay cosas que para los hombres son posibles y para las chicas no. Explicó que ya desde bien pequeños la sociedad nos ha educado con ese modelo que refleja las desigualdades entre niños y niñas. Para ello recurrió al ejemplo de que al chico “se le permite todo” mientras que a la chica “se la tiene cosificada con las trenzas, vestiditos y belleza características de una princesa de cuento”. Y es que Pamela cree que los relatos infantiles de príncipes y princesas escenifican al género masculino con la fuerza, valentía y violencia, que emplean para rescatar a la débil y dulce princesa indefensa. “La princesa es el premio del príncipe”, alude Pamela.

También utilizó la comparación del perro que es domado por su dueño con el fin de reflejar el dominio y autoridad que tiene un chico sobre su novia. “No es por ser machista, es que te estoy cuidando, dicen los hombres a sus novias”, destacó la artista representando el papel masculino.

Al finalizar su monólogo, los asistentes agradecieron a Pamela con fuertes aplausos y comenzó una pequeña ronda de preguntas y dudas del público.

CC BY-NC-ND 4.0
Pamela Palenciano: “El amor de verdad no duele” por Iván Sevilla Fernández está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas