Señores, última llamada para el viaje ‘periodismo’

  • José Antonio Vera, locutor de Cadena Ser Murcia y redactor del Diario As, transmite a los estudiantes de periodismo el oficio de cronista deportivo

 

  • “Casi todos tendréis al menos una oportunidad. Tenéis que coger ese tren”

 

Cuando un periodista explica a un joven estudiante cómo es el panorama de la información, algo en el pupilo hace click.  La ingratitud de la profesión, el sueldo bajo y la dificultad de encontrar un contrato indefinido solo se pueden compensar con una férrea vocación. Muchos de los que se aventuran a esta profesión se guían precisamente por este concepto tan abstracto. Los que, además, intentan emular a Manolo Lama, Javier Ares, Paco González y un largo etcétera, deben estar hechos de otra pasta. Convertirse en un periodista deportivo implica un paso más allá. No vale tan sólo con un buen contenido, pues se precisa saber transmitirlo. Como diría Arturo Merayo, “no se trata únicamente de hacer un buen caramelo, sino también un buen envoltorio”.

Después de una ilustrativa charla impartida por Javier Ruiz sobre la crónica en radio, José Antonio Vera salta a la palestra ante una abarrotada clase de periodismo  para profundizar en el ámbito deportivo. Tan pronto como el informador comienza su intervención, el sector masculino que puebla el final del aula clava sus miradas sobre él, de la misma manera que lo haría el Fondo Sur del Bernabéu ante la salida de los jugadores. Vera resalta inicialmente “la importancia del entusiasmo y la viveza en una locución deportiva”. El ambiente invita a ello y sumerge al periodista en la acción, quien tiene que mimetizarse con su alrededor y transmitir al oyente todo lo que le rodea. Idéntica sensación se percibe en los estudiantes, impresionados por su forma tan clara de relatarlo. De hecho, no le falta razón. Si a los futboleros nos hubiesen contado por la radio el gol de Iniesta en el Mundial con una voz similar a la de los documentales de la 2, la épica se habría diluido.

El medio determina el hacer periodístico. Actualmente el deporte en la Región de Murcia no pasa por su mejor momento. Con el Real Murcia y el Cartagena en situaciones económicamente complicadas y en 2ª división B, el interés por el fútbol ha disminuido estos últimos años. Lejos queda ya aquella época donde el Murcia se jugaba el cobre contra los ‘Galácticos’ del Real Madrid, mientras que Ciudad de Murcia y Cartagena luchaban por subir a 1ª división. Si el ambiente no propicia la noticia, el periodista tiene poco que rascar, por mucho entusiasmo que le ponga al asunto.  Además, el trabajo de cronista deportivo va más allá de una buena transmisión. La clave radica en dejarte llevar por la emoción del estadio. Comentar un buen partido de fútbol o de baloncesto desde la televisión es como beberte una lata de Coca Cola que lleva tres días abierta. El sabor permanece, pero la fuerza y la sensación que produce no.  Es más, si el locutor no puede trasladar la energía de quienes se dejan la garganta en animar a su equipo, el receptor final no puede imaginarlo, sentirlo, hacerlo suyo. Se percibe la valía de Vera como comunicador, puesto que los alumnos se imaginan con claridad esta situación. En ello consiste, al fin y al cabo, la labor del cronista.

José Antonio Vera (Foto tomada de Twitter @superveraman)

José Antonio Vera (Foto tomada de Twitter @superveraman)

Los que seguimos fervientemente a los cronistas, la radio y prensa deportivas empleamos nuestro propio entusiasmo en criticarlos por el tedio que impregna sus informaciones de lunes a viernes. “La salsa de la información” –aclara Vera- “llega con el fin de semana”. Filtrar la información importante todos los días se postula como otra cuestión importante en la que el redactor del As pone el acento. El prestigio del periodismo depende mucho de este último punto. El hartazgo por leer ríos de tinta o escuchar minutos y minutos sobre el peinado de un jugador constituye una realidad. Vera anima a los estudiantes a representar la profesión dignamente, de forma que no se busque únicamente un buen dato de audiencia. En el periodismo actual, muchos informadores encarnan personajes al más puro estilo de Superman y Lex Luthor. Vera ejemplifica este hecho con el amado y odiado a partes iguales, Tomás Roncero. Los periodistas no pueden convertirse sólo en cazadores de audiencia. Por otro lado, Vera espeta que el cronista deportivo debe compensar esa falta de actualidad  reciente, propia del género, con una explicación que sumerja al lector en el hecho noticioso. “Esto se consigue con dos ingredientes básicos: Talento y práctica”.

La práctica ocupará el punto álgido de la charla. Uno de los estudiantes cuestiona al periodista sobre cómo ha llegado a su puesto y la manera de mantenerlo. Vera aconseja a los jóvenes que practiquen lo máximo posible. En un mundo con tanta competencia y azotado por la crisis económica como el de la información, el elemento diferenciador radica en tener tablas. Practicar, practicar y volver a practicar, como diría Luis Aragonés. “El 90% de vosotros tendréis seguramente una oportunidad, un tren que quizás solamente pase una vez”, asevera el redactor. En este momento, un silencio impregna el aula. Sus palabras dejan meditabundos a los jóvenes, quienes imaginan ese momento. Lo ha vuelto a hacer. Los deja a todos de nuevo imaginando la situación, como  sólo un buen cronista sabe. El factor suerte juega también un papel importante y traslada su caso a los pupilos: “Después de hacer varias prácticas hice unas pruebas y tuve suerte de coger el puesto, aunque hasta el 2006 no logré  un contrato indefinido (…) Muchos de mis compañeros de promoción no han tenido esa suerte”.  Este contrato resulta cada vez más utópico.  Por este motivo no hay que perder de vista los principios que, al menos, aseguran que se sigue el buen camino: entusiasmo, práctica, suerte y vocación. “No se trata de narrar fútbol o baloncesto” –finaliza Vera- “se trata de contar lo que estás viendo y saber contarlo”. Un estruendoso aplauso sucede estas últimas palabras del periodista. Los estudiantes, especialmente los chicos sentados al fondo de la clase, anteriormente comparados con el público de Chamartín, esbozan sonrisas y comentarios de aprobación. Cabe la posibilidad de que esta realidad que ha dibujado con mucho oficio Vera suponga una revelación para más de un futuro periodista. Solo el tiempo lo dirá. A buen seguro permanecerán atentos ante la llegada de su tren particular.

 

Twitter personal de José Antonio Vera: @superveraman

Imagen de perfil de Alberto Martínez

Alberto Martínez

Melómano, adicto al deporte y la información, interesado en la salud y la política. Stay strong and keep moving. #ImMadeOfSport

CC BY-NC-ND 4.0
Señores, última llamada para el viaje ‘periodismo’ por Alberto Martínez está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas