Las heroínas desconocidas y las que buscan su hueco

  • Este 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia, se recuerda a aquellas mujeres científicas que lograron hitos en Química, Biología e incluso Matemáticas mientras corrían tiempos complicados. Otras continúan luchando hoy por hacerse visibles en campos dominados por hombres

La ciencia y la mujer, esa pareja tan difícil como posible. Una realidad que llegó cuando más obstáculos había. Una pelea que no ha cesado nunca. Ni siquiera en la actualidad, a pesar de todo lo que la humanidad ha avanzado. La causa estuvo en la sociedad y en la educación, esas que consideraban al género femenino como inferior. Impidieron muchas pretensiones de las mentes prodigiosas que deseaban llegar lejos o, al menos, estudiar una carrera o disciplina.

Sin embargo, todo esfuerzo tiene su recompensa. Se dice popularmente que “hace más el que quiere que el que puede”. Así lo quisieron varias mujeres. Se erigieron entre la dificultad del momento, entre la imposibilidad. La primera atrevida, y que más recuerdo histórico acumula, es Marie Curie. Aunque naciese en Polonia, su nombre francés ya señalaba el camino del éxito, que estaba en París.

De catedrática universitaria a pionera en recibir un Premio Nobel. Con más mérito todavía, ya que fue por partida doble, en Física y Química. Los elementos radioactivos que descubrió junto a Becquerel la ascendieron al nivel más estelar de la ciencia. Después, fueron sus elementos de la actual tabla periódica -el polonio y el radio- los que consagraron a Curie.

Marie Curie en su laboratorio / Foto: Xataka

En una lucha contra aquella sociedad inigualable, el padre de Rosalind Franklin también se opuso a las intenciones de su hija. La Biología tiene mucho que agradecer a esta londinense, autora de una visión vital, nunca mejor dicho. Con la estructura de doble hélice del ADN humano que ella apreció ha sido posible comprender la vida.

Germain, Noether y Bell

Regresando a Francia, la complejidad de las matemáticas no supuso una barrera para la mente femenina. Hasta dos valientes estudiosas alcanzaron notables logros en dicha ciencia. Para comprender por qué se convirtió en un acto de heroicidad, se debe hablar de Sophie Germain. Con una identidad falsa, entre condiciones nefastas y prejuicios del entorno, la francesa se aisló para llegar a varias teorías sobre las superficies elásticas, números, física matemática y también acústica.

Otra que tampoco lo tuvo fácil para vencer a la desigualdad y hacerse un hueco fue la alemana Emmy Noether. Simplemente hay que subrayar que el mismísimo Einstein la consideró una de las matemáticas más brillantes de la historia por sus aportaciones al álgebra, así como a la física fundamental.

Jocelyn Bell en la imagen más popular que se conserva / Foto: New Scientist

Sin viajar muy lejos desde esta última disciplina, pero sí alcanzando el espacio, se puede nombrar a Susan Jocelyn Bell Burnell. Pionera en la detección de la radioseñal de un púlsar, fue una grande de la astrofísica. Optó al Nobel, aunque finalmente se lo llevó su tutor, Hewish, lo que provocó bastante revuelo entre sus colegas científicos.

Heroínas del presente, chicas que estudian para un futuro

Desde una muestra más de la escasa relevancia que se le otorgaba a la mujer en la ciencia, se ha alcanzado la época presente. Con focalización en España, son actualmente varias las científicas más reputadas que merece la pena citar. Margarita Salas -bioquímica-, Flora de Pablo -medicina-, Celia Sánchez -ciencias de la visión-, María Blasco -biología molecular, es la actual dirigente del CSIC– o Montse Calleja -biomecánica-.

Una mujer científica observa por un microscopio en un laboratorio

Una mujer científica mirando por un microscopio en el laboratorio / Foto: FECYT

Todas ellas han logrado llegar tan arriba como las mujeres de antaño. Es algo que en ese aspecto se ha mantenido, al igual que la mínima presencia del género “más débil, menos inteligente”-como muchos decían antes- en la ciencia. Quedan kilómetros por recorrer en la igualdad de oportunidades y quedan infinidad de chicas que en las universidades quieren empezar un camino que acabe con el estereotipo de la sabiduría.

Cada vez se avanza más hacia esa meta. Cada año se suman a la causa más estudiantes femeninas, sobre todo en ciencias naturales y en medicina. Encontrar un hueco entre el dominio masculino siempre fue así de complicado. La lucha continúa. Hoy, en el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia es un día para reivindicarla.

Imagen de perfil de Iván Sevilla Fernández

Iván Sevilla Fernández

Estudiante de Periodismo en la UMU. Escribo para las secciones de Actualidad y Opinión. Con ganas de seguir aprendiendo.

CC BY-NC-ND 4.0
Las heroínas desconocidas y las que buscan su hueco por Iván Sevilla Fernández está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas