SMCMaglev, el tren que “vuela”

El pasado martes 5 de abril, el monte Fuji contemplaba cómo un tren de alta velocidad batía un récord mundial al alcanzar los 603 km/h y se mantenía durante 11s por encima de los 600 km/h.

Funcionamiento del tren Maglev. Foto: Google

Funcionamiento del tren Maglev. Foto: Google

El SMCMaglev, o Maglev japonés, es el nuevo resultado del ingenio humano, un tren de levitación magnética (de ahí su nombre), pero ¿cómo se consigue que un tren viaje a tal velocidad? El Maglev es tan innovador que prescinde de las vías, ya que es capaz de levitar a 10 centímetros de su base, reduciendo así el efecto de resistencia por fricción, lo que le permite alcanzar estas altas velocidades.

“La tecnología está basada en un simple proceso de atracción y repulsión magnética: dos polos de un imán se atraen si son de distintos signo y se repelen si son del mismo. En el fondo, el funcionamiento de cualquier motor eléctrico está basado en el mismo principio, pero aquí se aplica de otra manera”, asegura Iñaki Barrón, director de Alta Velocidad de la Unión Internacional de Ferrocarriles, al explicar el funcionamiento del tren. En el particular caso de este vehículo, el motor no se encuentra en el interior del mismo, sino en las vigas de hormigón, situadas a los laterales de la guía del hormigón, estructura que sirve como vía. Aun con todos estos avances, no se ha podido eliminar la resistencia del aire, algo que de poder lograrse aumentaría considerablemente la velocidad del Maglev. Este tren, con capacidad para flotar, solo es capaz de mantenerse en flotación con velocidades superiores a los 100 km/h, por lo que al hallarse en velocidades inferiores a esta, despliega unas ruedas que permiten la circulación del vehículo.

Tren Maglev realizando pruebas

Tren Maglev realizando pruebas

Viajar a 600 km/h: ¿es seguro?

Aunque en 2006, unas pruebas del Maglev, en Alemania, provocaron un accidente en el que murieron 23 personas al chocar uno de los trenes con un vehículo de mantenimiento, el director del centro de revisión de este modelo en Japón, Yasukazu Endo, asegura que “cuanto más rápido corre, más estable se vuelve”. Hecho que se confirma tras las múltiples pruebas realizadas con este modelo, que ha permitido superar varios récords en poco tiempo.

Por ahora, Japón solo cuenta con 42 kilómetros de línea construida, que se han usado para los test realizados. Aunque el país nipón pretende que el tren una la capital con la ciudad de Nagoya, a 286 kilómetros de distancia, para 2027, será necesario un capital de 100 mil millones de dólares (casi 92 mil millones de euros). Esto se debe a que para alcanzar tan altas velocidades se debe emplear un nivel de energía muy alto y muy costoso. De momento cuentan con la palabra de los gabinetes económicos y las compañías ferroviarias del país.

CC BY-NC-ND 4.0
SMCMaglev, el tren que “vuela” por Roger Daniel García está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas