Carlos del Amor, el artista de los 1:20 minutos

Carlos del Amor, periodista murciano, visitó el pasado lunes el Centro Cultural Las Claras de Cajamurcia para hablar de sus experiencias en la profesión. Esta charla está enmarcada en las I Jornadas de periodismo y nuevos formatos de comunicación que romMurcia ha organizado en colaboración con la Facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad de Murcia.

 Carlos del Amor Foto: Adrián Ortuño López

Carlos del Amor Foto: Adrián Ortuño López

Con la sala repleta, se proyectó un vídeo inicial que resumía a la perfección la labor de Carlos del Amor: claro, conciso y con una mirada única, intenta exprimir al máximo el tiempo que le dejan para contar a la gente las bellezas que nos regala la cultura. A esto se debe el título, pues en un máximo de 1:20 minutos, Carlos es capaz de transportarnos al paisaje más idílico de un cuadro, al sitio más recóndito de un libro, al lado positivo de la vida.

El actual Jefe Adjunto del área de cultura de RTVE no empezó en la cúspide de la montaña. Comenzó en el servicio regional de los informativos y, poco a poco, su peculiar forma de observar los acontecimientos que le rodean y el trabajo constante, le llevaron al lugar en el que se encuentra ahora. El lugar que le ha permitido escribir dos libros, el último, El año sin verano, en este año 2015 y que ha arrasado en la Feria del Libro de Madrid.

Fue una charla amena y variada. Su facilidad para comunicar se notó desde el primer momento. Cuenta que utiliza dos o tres horas para un minuto de reportaje, pero que para llegar a la gente es necesario hacer las cosas de forma cuidadosa. Su objetivo: animar a la audiencia a ir a una exposición que antes ni siquiera se plantea. Lo mejor es que lo consigue. “Los detalles se descubren con los ojos abiertos, y que no te puedan acusar de que se te escapa de los ojos una buena noticia”, dice convencido de que el periodista es periodista las 24 horas del día y en cualquier momento, en cualquier detalle, puede haber una historia que contar.

Por supuesto, Twitter como nuevo formato de comunicación estuvo presente. El periodista murciano cree que “140 caracteres lo que hacen es complementar la información” y ensalza la inmediatez de la que dispone, sobre todo a la hora de recibir críticas u opiniones. Además, expone una condición indispensable en el periodismo actual relacionado con las redes sociales: la selección de la información, y manifiesta, “es necesario saber discriminar lo que es información de lo que no”.

Conforme avanza el tiempo, la conversación se va centrando en su especialidad, la cultura, a la que Carlos pone voz al final de cada telediario. Es posible que ocupar la última posición de la parrilla informativa, a veces, pueda ser perjudicial en el caso de que haya noticias de gran relevancia y se tengan que eliminar ciertas informaciones. Por ello, se apena de que la cultura solo sea información de primera plana cuando ocurre un suceso negativo (muerte de Gabriel García Márquez o la subida del IVA cultural, por ejemplo). Aún así, su sección se otorga el galardón al “positivismo”, luego después de escuchar noticias cargadas de malestar y pesimismo, Carlos enseña que en la vida aún quedan historias buenas que contar, elementos nuevos que descubrir y que nos hagan seguir manteniendo la esperanza. Los minutos agradables del informativo son su responsabilidad. Quizá su apellido, Del Amor, no sea una casualidad.

“Lo único bueno de la crisis ha sido la imaginación de la gente”

Se define como una persona normal, que cuenta las cosas tal cual las ve e intenta que los receptores puedan acceder a esa visión. Como referente en el periodismo cultural, el murciano es destinatario de miles de historias cotidianas que ejemplifican el difícil arte de hacer arte en una época en la que la economía no favorece a la cultura. Él cree en las personas, en su imaginación y su criterio, “no existe la buena ni la mala literatura, hay literatura que le gusta a la gente” y bromea “algo tendrán las ‘sombras de Grey’ que se han vendido millones de ejemplares”, poniendo un punto de sarcasmo a la conversación.

“La vida a veces” y “El año sin verano” los dos libros publicados de Carlos del Amor. Fotografía: Adrián Ortuño López

Para concluir, nos confiesa que después de La vida a veces y El año sin verano, no hay pensamiento de lanzar un tercer libro. Igualmente, se niega a aparecer en la gran pantalla y prefiere su posición actual con respecto al celuloide, a pesar de haber grabado un anuncio recientemente para una conocida marca de cerveza. Se ha recorrido los mejores festivales de cine, ha hablado con los mejores directores y actores del panorama nacional e internacional, así que la pregunta era obligada: ¿su película favorita? Boyhood, La Gran Belleza o Inside Out (Cannes 2015).

Así se despidió nuestro paisano, con  palabras cargadas de experiencia, y sobre todo, cargadas de vocación y entusiasmo por su trabajo.

Imagen de perfil de Pilar Lorente

Pilar Lorente

Coordino Cultura. Además, escribo para Actualidad y opinión, pero sobre todo, soy Radio.

CC BY-NC-ND 4.0
Carlos del Amor, el artista de los 1:20 minutos por Pilar Lorente está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas