‘Dos más dos’, un “suspicaz” juego de amor y sexo

  • La función mezcla de una manera muy natural el sexo, el amor, las relaciones sentimentales y la comedia. Además, uno de sus protagonistas, Álex Barahona, explica a El Periodicum su éxito

Los protagonistas de ‘Dos más dos’. Fuente: madridiario

Una pareja que lleva más de 15 años casada y que ha entrado en la rutina tiene otro matrimonio amigo que hace intercambio de parejas, este es el punto de partida de Dos más dos. Esta comedia teatral, que ha pasado por el teatro circo de Cartagena este sábado 16 de diciembre, trata de acercar al espectador a los problemas de Adrián y Julieta, quienes atraviesan los baches emocionales que cualquier relación puede sufrir después de tanto tiempo juntos. Se trata de una adaptación de la película argentina del mismo nombre, por lo que una de las dificultades que puede tener la representación, a priori, es ese cambio de medio.

Con un reparto formado por Daniel Guzmán, Miren Ibarguren, María Castro y Álex Barahona, la función está llena de momentos divertidos e incluso alocados porque, como es lógico, el intercambio de parejas con actores tan marcados en la comedia es un valor seguro. Carcajadas que incluso llegan a dificultar la escucha de algunos diálogos, algo que en este genero es lo más complicado de conseguir. Sin duda, destacaría la luminosidad que aporta Castro, con el buen rollo de su personaje; la chispa de Ibarguren al llenar la escena de divertidas contestaciones que sorprenden al espectador; la verdad que transmitían las miradas y la perfecta actitud de Barahona, muy acorde con su papel en la obra; y por supuesto el juego que da Guzmán: su texto lleno de contradicciones junto con el pensamiento conservador de su personaje consigue no dejar de fascinar al espectador.

La química de los cuatro actores es algo fácilmente reconocible a lo largo de las dos horas de actuación. Algo no tan fácil de conservar después de tantas funciones con el mismo texto. Álex Barahona tiene claro el secreto para conseguirlo: “La complicidad que hemos creado en los ensayos, todo lo que hemos hablado de los personajes para tenerlos bien atados y poder jugar con ellos, más las ganas de que cada representación sea diferente”. Y es que, aunque cueste creerlo, si que se captan algunos momentos en los que salen del acting marcado y se sorprenden entre ellos, lo que enriquece mucho la comedia. Además, la suspicacia de alguno de sus personajes la llenan de ritmo.

El trabajo de adaptación teatral está muy trabajado, el espectáculo es muy visual. Se consigue que el espectador pueda vivir secuencias que suceden en otro periodo de tiempo sin necesidad si quiera de vaciar el escenario. Los flashbacks se realizan de una manera muy natural, aunque quizá esos saltos temporales pueden despistar al público de mayor edad. Por otro lado, la sencilla pero elegante escenografía ayuda a recrear varios espacios de una forma muy práctica.

En definitiva, la representación plantea una reflexión sobre el sexo, el amor y la vida en pareja que consigue aportarle un trasfondo a lo que podía parecer una simple comedia para entretenerse.  Porque el teatro, al igual que el cine, no solo es pasar un buen rato, son espacios dónde lo interesante es ese poso que queda después de salir de la sala.

 

Imagen de perfil de José Moreno

José Moreno

Redactor de 'El Periodicum'. Apasionado de la radio y sobre todo la televisión, escribo e informo en mi blog @tuteleopinion. Me encanta el cine y no puedo vivir sin música.

CC BY-NC-ND 4.0
‘Dos más dos’, un “suspicaz” juego de amor y sexo por José Moreno está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas