Entrevista a Martín Romero, ganador del CreaMurcia de Cómic

Martín Romero García de las Bayonas empezó en el mundo del cómic porque quiere contar historias, solo que en lugar de un libro o una cámara de cine, él utiliza dibujos. Sentado en el escalón donde concertamos la entrevista, confiesa que piensa historias a todas horas, y como prueba, muestra el bloc de notas del móvil, donde captura las ideas conforme vienen.

Entrevista Martín Romero

Martín Romero, ganador del CreaMurcia. Foto: Carmen García

Ilustrador y diseñador gráfico, Martín Romero lucha por dedicarse al cómic, disciplina que, a pesar de ser un arte, no está lo suficientemente reconocida. “La gente no lo sabe”, afirma el entrevistado, “pero esto es muy complicado, y muy duro, como una oposición. Trabajas durante meses, y no hay garantía de éxito”. Por eso, cuando empezaba a preguntarse adónde iría a parar ese esfuerzo, la noticia de haber ganado el CreaMurcia de Cómic fue providencial.

Es la segunda vez que se presenta al Certamen. Todos los compañeros finalistas son compañeros, y Martín reconoce el nivel de los trabajos presentados. El suyo, titulado “El Pretencioso”, cuenta la historia de un chico que quiere ser escritor y, por buscar un formato que se adapte más a él, decide hacer un cómic. Para ello, y guiado por los tres maestros del oficio –Osamu Tezuka, Siegel y Moebius- reúne a un equipo con personajes que retratan los estereotipos más comunes: el fan del Manga, el de los súper héroes y el típico indie; y cuando entre todos logran crear un proyecto y van a un salón de cómic para presentarlo, todas las editoriales lo rechazan y los personajes se plantean dedicarse a otra cosa. “Es muy pesimista”, reconoce Martín, “pero es para que la gente se dé cuenta de lo difícil que es este mundo”.

La obra premiada

La obra premiada. Foto: Carmen García

Si algo está claro es que los dibujantes de cómic españoles no son profetas en su tierra. Para vender aquí, explica Martín, hay que triunfar fuera primero, porque las editoriales solo compran los éxitos que ya se venden, con la mala fortuna de que los ejemplares que más proliferan en el mercado encajan, por lo general, con un Manga barato que no ofrece calidad al lector. “Es como una cadena de restaurantes de comida rápida”, ilustra Martín. “Siempre han vendido un único tipo de plato, y como la gente se ha acostumbrado a consumir eso, siempre van a producir lo mismo”.

El buen cómic sería, por el contrario, esa cocina autor que, menos común y a un precio más barato del esperado, sorprende al comensal. Para Martín, la clave es que el lector pueda comprender la historia con solo la imagen, sin necesidad de leer el texto; y señala que la calidad se mide en el trabajo de los fondos, los distintos grosores de tinta, la variedad de texturas, la riqueza del dibujo. Ese trabajo, explica el dibujante, no puede apreciarse en los cómics más vendidos.

“Hace falta algún tipo de cambio”, recalca, y reconoce que eventos y premios como el CreaMurcia contribuyen a ello. Insiste en que hay que conseguir que la gente descubra y pida esa calidad en el cómic, y también en que las editoriales deberían “priorizar el material nacional” y fomentar otros mercados que, a diferencia del asiático, sean accesibles para los dibujantes españoles.

Por lo pronto, y hasta que se consiga introducir ese cambio, Martín Romero seguirá abriéndose paso en el cómic. Entre encargo y encargo, y con el empujón que ha supuesto el CreaMurcia, ampliará su carpeta de trabajos con vistas a publicar, y seguirá apostando por ese cómic de calidad que el lector realmente merece.

CC BY-NC-ND 4.0
Entrevista a Martín Romero, ganador del CreaMurcia de Cómic por Carmen García está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas

  • Ahah Chuss Alaa

    es un tio grande en persona, y eso se irradia en sus trabajos, os lo aseguro