Ilusión por escribir

Carmen G. Grandal estudia Periodismo en la Universidad de Murcia, con 19 años ha conseguido que la editorial Unaria publique dos de sus escritos: En el mar, dentro del libro Cosecha de verano, relato en el que un marinero cuenta una historia acerca de una isla que aparece y desaparece, y a lo largo de la narración se reflexiona si lo que dice es verdad o no. Y Si el poeta…, un microrrelato que forma parte de Pi Day, publicación formada por microrrelatos de diversos autores que participaron en un concurso organizado por la editorial, cuya temática giraba en torno al número Pi.

Foto: Diego Pérez

Foto: Diego Pérez

Hablamos con ella sobre su pasión por la escritura, pasión que le acompaña desde siempre. “Cuando era pequeña, al igual que jugaba y hacía dibujos, también me inventaba historias y las escribía, bien en forma de cuento o incluso hacía algún cómic”, comenta Carmen. Aparte de escribir, nos confiesa que también toca el piano y practica esgrima.

Nos deja ver que es una persona muy constante cuando nos cuenta que ha estado trabajando en una novela durante tres años y que a pesar de que no esté publicada, la presentará a concursos y probará suerte. Y es que intenta cuidar todos los detalles de lo que escribe, documentándose al máximo sobre aquellos temas que va a tratar. “Cuando escribo sobre algo me gusta conocerlo antes bien porque creo que lo que se ve en un relato es como la punta de un iceberg”, relata Carmen.

“Valoro mucho un poema bueno porque a mí me costaría un montón. Pero a mí lo que me gusta es contar historias”, nos responde al preguntarle si le gustaría escribir poesía. Lo que le gusta es contar historias -insiste en que por eso admira tanto el periodismo- y considera que “la narrativa va más en la línea del periodismo, de contar historias”. Le atraen bastante los libros sobre aventura, destaca a Stevenson y su obra La isla del tesoro, puesto que gracias a él comenzó a leer a autores clásicos. También se identifica con los personajes de este tipo de libros, que “suelen ser muy jóvenes, todavía no saben mucho pero se lanzan a la aventura”. Y en cierto modo, con los personajes creados por ella misma ya que cree que “al final cada personaje lleva un poquito del escritor, hasta los malos tienen que llevar algo”.

Desde que se inició en el mundo de la escritura, Carmen ha contado con el apoyo de otras personas. Con doce años ya recibía consejos de Marisa López Soria, autora de literatura infantil y juvenil que impartía unos talleres de escritura para niños a los que asistía Carmen. “Te das cuenta de lo que realmente es escribir, que no es algo que solamente haces tú, es una forma de vivir. Y si conoces a alguien que lo vive, con quien puedes hablar, que te explica cómo lo hace y te ayuda, eso abre mucho la mente”, cuenta la estudiante de Periodismo. Dionisa García, es otra de las personas que le ha “guiado”, de quien ha ido aprendiendo aquello relacionado con el estilo.

“Debe tener ilusión por lo que hace, porque si no le gusta lo que escribe, difícilmente va a obtener un resultado que llame la atención”, así define lo que es para ella un buen escritor. “Primero que escriba para gustarse a sí mismo, porque el mayor crítico al final es uno mismo. Aunque también debe pensar en el lector, es una doble vertiente. Hacer algo que te ilusione, que te emocione pero que también lo haga pensando en que la otra persona lo disfrute contigo, arrastrar a quien vaya a leerlo hacia tu ilusión”, añade Carmen.

La palabra ilusión se repite al preguntarle qué consejo le daría a alguien que empieza a interesarse por la escritura, además de leer mucho, “porque así es como se aprende realmente, no es algo que te vayan a enseñar en el colegio o en una carrera, se aprende leyendo mucho y haciéndolo”. Los concursos también son un punto que destaca cuando estas empezando a escribir, algo que a Carmen le ha ayudado y le sigue ayudando, porque los concursos “te obligan a elegir un tema, adaptarte a una extensión, a escribir dentro de un plazo y eso con el tiempo curte”.

Ahora mismo, está inmersa en la creación de otra novela, ambientada en el siglo XIV en España. Espera poder compaginar su pasión por la escritura con su carrera de periodista. “Yo seguiré escribiendo y más adelante lo que llegue a hacer lo haré”, dice la joven estudiante.

 

CC BY-NC-ND 4.0
Ilusión por escribir por María Belén Sumba Bravo está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas