María Dueñas: “No sé cómo se hace una novelista, pero puedo contaros mi experiencia”

María Dueñas se siente en la Universidad de Murcia como en casa. No es para menos, pues se encontró rodeada de viejos amigos en el Hemiciclo de la Facultad de Letras. Y es que, antes de pedir una excedencia para dedicarse por completo a la escritura, la autora de El tiempo entre costuras pasó veinte años dando clases de filología inglesa en la Universidad pública murciana.

 “No sé cómo se hace una novelista, pero puedo contaros mi experiencia”, comenzó la charla después de un repaso a su trayectoria por la docencia para recalcar que escribe gracias a su vida académica. La autora explicó que pertenecer al ámbito académico la ha ayudado a estructurar el trabajo de sus novelas; a tener disciplina; “a que no te duelan los huesos de estar mucho rato sentado (escribiendo)” y, sobre todo, a hablar en público. Menciona a Santiago Posteguillo y a Luz Gabás, también escritores de Planeta, su editorial, y profesores como ella. Mención que hizo para distinguir a los escritores curtidos en la enseñanza de los que vienen de un mundo completamente distinto: “Algunos se mueren de miedo pero nosotros ya hemos perdido la vergüenza”.

Habló de la duda que asalta a todo escritor decidido a publicar su novela: Qué editorial escoger. “Yo lo desconocía todo del mundo editorial, y creo que eso jugó en parte a mi favor. Yo solo quería que me publicaran. Me lancé a la piscina con los ojos cerrados”.

Ante la mala fama que editores y correctores tienen, quiso aclarar que en su caso tiene total libertad para escribir y sin la presión de una fecha de entrega: “Estás tan dentro de la historia que pierdes la perspectiva. Necesitas a alguien que desde la distancia te diga cómo ve las cosas.Yo sabía evaluar lo que escribían mis alumnos pero no sabía evaluarme a mí misma”. Posteriormente alabó el trabajo de su editora que opina pero no cambia nada de sus escritos, al igual que los correctores que lo único que hacen es anotar las posibles mejoras.

La escritora María Dueñas. FOTO: Paula Rodríguez

La escritora María Dueñas. FOTO: Paula Rodríguez

María Dueñas rememoró sus inicios en los que intentaba conciliar sus dos pasiones: la filología y la escritura:“fue un año grato pero espantoso”. Se dio cuenta de que no podía más cuando se vio a sí misma en el aeropuerto de Barajas arrastrando su maleta y con un esguince: “tenía ganas de que me dejaran sola y en paz”. En 2009 publicó El tiempo entre costuras, la primera de sus tres novelas y ahí empezó su ascendente carrera literaria. Su ópera prima ha sido traducida a 25 lenguas y ha vendido más de un millón de ejemplares en todo el mundo.

A pesar de esto, agradeció todo lo vivido y, sobre todo, el apoyo que recibió de la editorial con la que trabaja, y de sus lectores, que califica como “una de las grandes riquezas de esta nueva vida”.

Por ello, la escritora dedicó parte del tiempo a contestar  algunas de las preguntas que jubilados y jóvenes lectores asistentes le realizaron. La mayoría acerca de qué pasos sigue a la hora de escribir. Dueñas es escritora de mapa, es decir, de las que saben a dónde quieren llegar y planifican el camino aunque de vez en cuando se bifurque un poco; la voz con la que se siente más cómoda es la primera persona; y a la hora de bautizar a sus personajes no se calienta mucho la cabeza ni les busca un significado, lo más importante para ella es que sean fáciles de leer: “esto lo he aprendido a raíz de las traducciones de mis libros”.

Su fuente de inspiración son los espacios geográficos, esos que están deseando contar una historia en la que nadie se fija. En su viaje a California descubrió las viejas rutas de las misiones franciscanas y pensó: “Qué historia tan fascinante y cercana a nosotros. Voy a contarla yo”, de ahí nació Misión Olvido (2012). Le pasó con La Templaza, que tiene como escenario Jerez y su vino, pero sobre todo con el protectorado español en Marruecos que aparece en El tiempo entre costuras: “Mi madre era de allí. Yo tenía un legado magnífico muy poco explotado que se perdía en el tiempo”.

La novelista se mostró agradable, sonriente y divertida en todo momento y confesó que está preparando, junto con Antena 3, una serie sobre La Templanza, tras el éxito que tuvo la adaptación de su primera novela.

Después de más de una hora de charla, que se asemejó corta por entretenida e interesante, María Dueñas se despidió, entre aplausos, con la promesa de volver para presentar la que será su próxima novela:  “He vuelto a la UMU y me he dado cuenta de cómo ha pasado el tiempo. No estoy pero no me he ido”.

 

CC BY-NC-ND 4.0
María Dueñas: “No sé cómo se hace una novelista, pero puedo contaros mi experiencia” por Paula Rodríguez está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas