Pablo Sánchez (La Raíz): “Haciendo música también se participa en los cambios sociales”

Han pasado muchos años desde que Labordeta cantara aquello de “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad”. Unas cuantas décadas en las que el panorama musical español se quedó huérfano de esa canción protesta que comenzó con los últimos años del Franquismo y marcó toda la Transición. La famosa Movida madrileña se llevó, con su llegada, los versos de Miguel Hernández que Serrat se atrevió a cantar, el viento al que cantaba Raimon o el alba que Aute dedicó a todos los fusilados durante el Franquismo. Sin embargo, la difícil situación que el país ha vivido, ha devuelto a la música la función social que jamás debió perder. Y si uno habla de esta renovada música comprometida, tiene que hablar de La Raíz. El grupo de Gandía ha conquistado el panorama musical con sus letras cargadas de poesía y una  innovadora mezcla de rock, hip-hop y ska. Además, este año han vuelto a los escenarios por todo lo alto con su nuevo disco: Entre Poetas y Presos. Con motivo de su concierto en Murcia, nos reunimos con Pablo Sánchez, cantante y compositor del grupo, y con Jim, guitarrista del grupo.

Grupo La Raíz.

Grupo La Raíz. Fuente: laraiz.es

  • Sergio Navarro: El pasado mes estuvisteis en Madrid, Barcelona y Valencia con vuestro nuevo disco Entre Poetas y Presos, esta semana os ha tocado Alicante, Granada y ahora Murcia. ¿Cómo os está yendo la gira?
  • Pablo: La verdad es que muy bien, preparamos la gira antes de que saliera el disco para poder tener un planning general de todo el año y que no se dieran problemas de disponibilidad. La pena es que nos hemos dado cuenta de que muchas salas se han quedado pequeñas; el disco ha tenido un recibimiento muy fuerte y nos están pasando cosas como la de ayer en Granada, donde tuvimos problemas con el aforo. Nosotros hace un año hubiéramos firmado tocar en salas de 600 personas en Murcia y ahora se nos están quedando pequeñas. De momento hoy acabamos la gira de salas, que nos encanta, y ahora toca empezar con los festivales.
  • SN: El grupo nace en 2006 pero no es hasta 2011 con el disco El Lado de los Rebeldes cuando empezáis a ser conocidos a nivel nacional, ¿Qué ha cambiado en estos cerca de 10 años en La Raíz?
  • Jim: Creo que hemos cambiado nosotros porque los años pasan para todos y las experiencias que tenemos, tanto personales como musicales, nos han hecho sentir más seguros con lo que hacemos, viendo que a la gente le mola. Musicalmente no ha habido ningún cambio premeditado, hemos hecho lo que nos ha apetecido y si algo ha cambiado ha sido por las vivencias personales que hemos tenido y por tener ganas de hacer cosas nuevas en la música. Nosotros éramos un grupo de colegas que empezamos a tocar sin ninguna pretensión y ahora es distinto; seguimos siendo colegas pero existe una responsabilidad y un trabajo detrás mucho más profesionalizado.
  • SN: Cuando estáis sobre el escenario y veis las salas o los festivales abarrotados, ¿qué se os pasa por la cabeza como grupo que ha empezado desde abajo?
  • P: Llevamos 10 años en esto y la gente cree que empezamos tocando en grandes festivales con un escenario lleno, pero la progresión es muy lenta. Nosotros al segundo año, ya queríamos ir al Viña, pero tuvieron que pasar seis años para que fuéramos a nuestro primer Viña Rock. La progresión es lenta y nosotros ya nos hemos habituado a ello, todo lo que hemos conseguido es fruto del trabajo que hay detrás y que no se ve. Nos sentimos trabajadores con esto y tenemos la obligación de hacerlo bien, ya no es la misma adrenalina que cuando íbamos a los primeros festivales, pero seguimos cagándonos encima cuando vamos a eventos muy grandes. Por ejemplo, con lo que ha generado el nuevo disco había una expectación por tocar en el Viña Rock que ni nosotros sabíamos cómo gobernar desde arriba, nos sentíamos como uno más del público.
  • SN: Nega, miembro los Chikos del Maíz, denunciaba esta semana, en la revista MondoSonoro, la poca difusión que los medios de comunicación dan a grupos como vosotros que llenáis salas o metéis a 60.000 personas en festivales. ¿Qué opinión tenéis al respecto?
  • J: Nuestra música es de un estilo muy difícil de pegar en los grandes formatos audiovisuales, no tiene cabida que grupos como nosotros o del estilo salgan en los grandes medios.

 

  • P: Supongo que Nega se refiere a lo manipulada que está la industria de la comunicación desde hace mucho tiempo. Prefieren ofrecer otras cosas antes que grupos como nosotros que, a veces, decimos cosas que pueden resultar incómodas para mucha gente. De hecho, mi madre, mis tías o mi abuela siempre me preguntan por qué no voy nunca a la tele. Hay un sector de la población que está muy influenciado por este tipo de alimento que les da la televisión y la radio pero que no representan el panorama real de los que es la cultura o la música; el panorama real está en la calle, en los conciertos y la gente no es tonta, por eso se gasta el dinero en las cosas que de verdad le llenan. No nos apetece formar parte de esos medios que buscan artistas con una vida muy efímera, intentan alimentar el momento que les pide la gente con una canción o un estilo que, aunque suene fatal, los convierte en un producto. Queremos sentirnos músicos trabajadores como un proyecto a largo plazo y creemos que este es el camino adecuado.

 

 

  • SN: Vosotros mismo os definís como un grupo que combina el ska, el rock y el hip-hop pero, cuando os bajáis del escenario, ¿qué música os gusta escuchar?
  • J: A cada uno nos mola un rollo; a mí me gusta el rock y el metal pero hay a algunos que les gusta más el rap o el reggae. Nos influencian un montón de grupos, a Pablo le va Los Fabulosos Cadillacs, grupos de rock latinoamericanos que se notan mucho en nuestros discos.
  • SN: Veníais de Así en el Cielo Como en la Selva que es un disco muy rockero y parece que en Entre Poetas y Presos os habéis tomado la licencia de hacer temas más tranquilos y más reflexivos.
  • P: Sí, cuando grabamos Así en el Cielo como en la Selva estábamos viviendo un momento de subidón, de energía, de conocer, de fiesta, de empezar a vivir esto de la música y teníamos otro tipo de sensaciones que queríamos transmitir. Fue un disco con ritmos muy frescos y muy rítmicos, es muy atrevido porque toca muchos palos. Después de tres años con ese rollo, nos apetecía hacer otras cosas, tocar de otra manera y transmitir de otra manera, también influye la situación personal de los compositores, que estábamos en un momento más reflexivo. Una de las cosas que tiene La Raíz es que, aunque desde fuera pueda parecer un grupo de rock con trompetas, es un grupo que se atreve a hacer muchas cosas.
  • SN: En este disco colaboráis con la organización Defender a quien Defiende, que se encarga de luchar contra la Ley Mordaza y todos los que se han visto afectados por ella. ¿Cómo habéis vivido todas las medidas socialmente regresivas que se instauraron en la pasada legislatura?
  • J: Obviamente no estamos nada de acuerdo porque somos artistas y tanto la Ley Mordaza como toda la represión que hay en torno a la libertad de expresión nos toca de cerca. Quisimos colaborar con Defender a quien Defiende porque era la forma más cercana para que pudiéramos aportar nuestro granito de arena y cambiar esa situación.
  • P: Como somos un grupo que tiene líricas comprometidas en algunos temas, nos piden que vayamos a un montón de actos que, tal y como está de profesionalizado el grupo, nos cuesta mucho ir y dejar nuestro trabajo. Con esta aportación, queríamos ayudar sin tener que distorsionar nuestra vida con la música, poder ayudar desde casa a una plataforma que lucha contra una censura que ahora se llama Ley Mordaza pero que nunca ha parado de estar. Hace 10 o 20 años, grupos que nosotros seguíamos tuvierono muchos problemas en un montón de pueblos para tocar, como Soziedad Alkoholika, ahora se le llama Ley Mordaza porque es aún más restrictiva.
  • SN: La canción La Hoguera de los continentes se la dedicáis a los que vosotros mismos habéis llamado ¨los desafinados¨. ¿Cómo veis la actuación que el Primer mundo está desarrollando respecto a todos los problemas que se están dando en el Tercer mundo?
  • P: Nosotros formamos parte de ese Primer mundo y nos encontramos con un montón de contradicciones teniendo un grupo de primer nivel, con unas líricas comprometidas, en un mundo sin los problemas que tiene esta gente. Con esta canción quisimos, de manera simbólica, demostrar que nos solidarizamos con esta gente y que, desde el lado que a nosotros nos tocó vivir, tenemos presente quienes sufren. Por eso decimos que en el trozo de hoguera que a nosotros nos tocó cabe toda esa gente y que cuando mejor nos los pasamos, que es en los conciertos, nos seguimos acordando de ellos y los homenajeamos. No sé si somos nosotros los que tenemos que ayudar o cambiar eso, pero haciendo música también se es partícipe de los cambios al igual que la gente que lleva movimientos sociales, que acude a asambleas o trabaja en la calle.
  • SN: Por último, ¿como ves a La Raíz dentro de 10 años?
  • P: Puf no sé. Supongo que dentro de 10 años habrán pasado muchas cosas en el grupo, probablemente haya algún parón porque llevamos ya 10 años y no sé si hay muchos grupos que toquen 20 años sin parar. Yo espero que dentro de 10 años nos sigamos juntando para tocar.

 

CC BY-NC-ND 4.0
Pablo Sánchez (La Raíz): “Haciendo música también se participa en los cambios sociales” por Sergio Navarro está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas