The MeatPies: “Enfrentamos cada concierto como algo diferente”

Foto: The MeatPies

Foto: The MeatPies

The MeatPies es un grupo murciano compuesto por Bruno Laencina (voz y bajo); Pedro Hernández (voz, teclado y violoncello); Álvaro Sánchez (batería y voz); Juan Pedro Jiménez (voz, armónica y guitarra) y Jaime Leiva (voz y guitarra solista).

En sus canciones nos encontramos con un estilo que mezcla rock, blues y folk. Si bien, sus temas nos transportan a un rock and roll al más puro estilo de los sesenta. Ellos mismos, en varias ocasiones, han mencionado que una de sus principales influencias son los Beatles y no hace falta más que escuchar su música para darse cuenta de que esto es así.

A pesar de llevar poco tiempo en el panorama musical, ya han formado parte de eventos importantes, pues fueron finalistas en el Talento SOS o han participado en el Big Up! Calle de Murcia. Además, hace un mes sacaron su primer EP “Ready for you”, que presentaron en la sala REM. En el disco nos encontramos con temas como Dance & Swing, que desde el primer segundo te anima a levantarte, bailar y a aprender a tocar la armónica; al escuchar Ready for you, sientes el impulso de levantar los brazos y moverte al ritmo de la música; o With the wind, con la que te imaginas emprendiendo un viaje por carretera. Y es que es imposible no mover ni tan siquiera una de tus articulaciones al escuchar sus temas.

El Periodicum ha tenido el placer de hablar con dos de los integrantes de los MeatPies, así que aquí os dejamos la entrevista:

Hace prácticamente un mes que presentasteis vuestro primer EP “Ready for you”, ¿cuánto tiempo habéis invertido en la grabación? ¿Pensabais que iba a ser así el proceso de grabación de un disco?

Pedro: Pues nos llevó más tiempo de lo esperado porque no lo grabamos todo en un solo estudio, sino que grabamos cada cosa en un sitio diferente y la verdad es que no fue una grabación convencional. No nos metimos en un estudio y dijimos “venga vamos a hacerlo todo de golpe”, sino que fue todo a salto de mata. Nos lo pasamos bien pero se hizo un poco agónico porque a lo mejor pasaban dos semanas entre la grabación de una cosa y la siguiente. No era un proceso fluido.

Bruno: De hecho, estábamos muy preocupados porque pensábamos que el resultado no iba a ser el bueno. Entonces lo que hicimos fue irnos a un estudio profesional y tirarnos allí tres o cuatro días tratando lo que habíamos grabado. Y al final estamos contentos, estábamos asustados pero el final ha sido genial.

¿Tenéis alguna anécdota que recordéis durante el proceso de grabación?

P: Nos peleábamos (risas), no fue muy divertido, nos lo tomábamos muy en serio.

B: Lo único que Pedro no podía venir a muchas de las grabaciones porque las guitarras y todos los instrumentos los grabamos en la casa del técnico y él tenía perros y gatos en su casa y Pedro no puede acercarse (risas). No ha sido una cosa mágica, ha sido más trabajo.

En lo referente a las canciones, ¿quién es el que más suele escribir? 

P: El que más escribe es Bruno, el hecho de saber componer letras tira mucho, a los demás nos puede salir alguna letra pero no nos hemos puesto mucho a ello. Las bases de las canciones y las letras las suele hacer él, escribe los inicios de las canciones.

B: Pero pese a hacer los inicios, hay muchas canciones que no parten de una idea mía. Por ejemplo, Ready for you, la canción que da nombre al disco, empieza con una composición de Pedro y Jaime; Hear me roar también empieza por una composición de Jaime. a partir de eso, las estructuro o les pongo una letra. En Ready for you, lo único que hice fue la voz, lo demás estaba prácticamente hecho, metí una parte nueva.

P: O es una mezcla de una parte instrumental que hacemos entre todos y Bruno escribe una letra, porque tiene una gran facilidad para escribir letras y además muy rápido. Entonces, o es una mezcla de una parte instrumental que hacemos entre todos y él escribe la letra; o es una base que trae Bruno  le cambiamos el rollo o seguimos en la línea que seguía él.

B: Pero siempre el resultado final es entre todos porque incluso What you lose, la canción más rockera, era una balada de piano cuando yo la compuse, pero ellos cuando la escucharon dijeron “esto vamos a cambiarlo”. Aún así, cuando la base de una canción está hecha hay sesiones para armonizar la canción con voces, vemos qué hacemos con los solos. Pocas veces voy a llegar con una canción completa. Por ejemplo, la que canta Pedro, My own star, es prácticamente una composición suya con la guitarra de Jaime, los demás estamos acompañándolos. Lo que pasa es que siempre nos curramos mucho el acompañamiento, la batería se trabaja mucho.

P: Álvaro (batería), como es muy progresivo, tiende a no hacer una batería estándar sino que piensa mucho en qué ritmos hacer.

B: Hace que una canción brillen mucho más de lo que brillarían si solo fuese una composición que trae alguno de nosotros.

Durante el tiempo que lleváis juntos habéis ofrecido bastantes conciertos, ¿hay alguno que recordéis con especial cariño?

B: Bueno, se podría decir que hemos hecho muchos conciertos, sí. Llevamos como un año y medio haciendo conciertos y a destacar la final del Talento SOS. Fue la primera vez que hubo tantísima gente porque todo el mundo quería apoyarnos y fue una locura.

¿Cuántas personas hubo más o menos?

B: Pues a lo mejor unas quinientas, éramos tres grupos. Pero ese día fue bastante gente.

P: El primero fue emblemático también, por así decirlo. Fue en Musik y, claro, todos nuestros amigos al hacer nuestro primer concierto fueron, además, lo hicimos con otro grupo, Babel, que son amigos nuestros. Y fueron trescientas personas. Pero así como concierto especial el del Talento SOS y quizá el de la presentación del disco.

B: El de Revolver también estuvo muy bien, porque se llenó y tuvo que quedarse gente fuera. Fue la primera vez que la gente empezó a cantar nuestras canciones. Al empezar Pleasure todo el mundo se puso a cantarla y nos quedamos callados mirándonos entre nosotros.

P: Lo habían planeado un grupo de colegas…(risas)

B: No no, la idea fue que yo bromeé con un par de amigos que se ponen siempre delante y les dije que si se la aprendían les ponía el micrófono y que empezaran a cantar. Pero a la hora de la verdad no lo hice, había demasiada gente para hacer el tonto. cuando yo iba a empezar a cantar se puso a cantar todo el bar. Estábamos en plan “quién es esta gente y por qué se saben nuestras canciones” (risas). El concierto de la presentación del disco también fue de los más chulos.

P: Bueno, y algún acústico también.

B: Es que enfrentamos cada concierto como algo diferente, normalmente no tenemos un setlist y simplemente vamos y lo hacemos. Cambiamos las versiones, el desarrollo, la introducción, entonces cada concierto es especial, Siempre intentamos que sea así. Aunque también ha habido alguno bastante ‘regulero’.

Hace poco participasteis en el Big Up! Calle de Murcia, ¿volveríais a repetir la experiencia?

B: Si viene Alex Tired, sí (risas). Sí, totalmente. Es una pena que no podamos volver a tocar el año que viene porque es solo para gente que empiece ese año a hacerlo, porque nosotros estamos muy a gusto tocando en acústico y nos lucimos muchísimo así. Vino un montón de gente y fue una oportunidad genial para que nos conociesen más. De hecho, a partir de ahí ha empezado a seguirnos más gente, han venido a los siguientes conciertos, aunque solo hemos hecho un par, pero ha habido muchísima gente que no habíamos visto nunca.

P: A los seis días o así del Big Up hicimos un acústico en La Posada de Correos y fue uno de los primeros conciertos en el que había mucha gente que no conocía de nada.

B: Sí, y además no siendo una sala grande, que habiendo trescientas personas no sabes quienes son la mayoría, pero en un sitio como La Posada de Correos que es más pequeñito llenar y no conocer a casi nadie…

P: Sí, había gente que había ido a vernos a partir del Big Up en plan “os he visto en el Big Up, me gustó y he venido al concierto”. Te abre puertas, la verdad.

Hablando de otra cosa, ¿cuál ha sido el mejor consejo que os hayan dado con respecto al mundo de la música?

P: ¡Acho Bruno bájate del micro! (risas).

B: Yo creo que es que pasamos un poco de lo que nos han dicho, vamos a hacerlo todo al revés siempre.

P: Álex, por ejemplo, de la 12&medio si nos aconsejó. Es como una cosa muy musical (risas). Álvaro tenía la batería afinada muy aguda, en plan con mucha tensión y dijo que la bajásemos en tensión y también que cuando tocásemos en los monitores pusiéramos las menos cosas posibles.

B: Fue eso, que no teníamos mucha idea de cómo funcionaba el tema. Pero lo que es en plan rollo marketing, no tenemos mucha  idea, hemos intentado hacerlo todo a nuestra manera pero todavía no nos han dado el “gran consejo”: que decir cuando nos hagan esta pregunta la próxima vez (risas).

¿Cómo os gustaría que en el futuro os recordase la gente?

P: Yo con que me recuerden…(risas).

B: Como los chicos esos millonarios que tocaban de vez en cuando una canción (risas). No, es que claro decirlo ahora que estamos empezando, es complicado. Pero por lo menos que se nos recuerde como gente que se notaba que disfrutaba muchísimo haciendo lo que hacían y que se pegaba un curre serio.

P: Que se vea el resultado profesional por lo menos. En plan: estos tíos eran buenos y se notaba que trabajaban lo que hacían. Yo con eso me conformaría.

Si tuvieseis que venderos a la gente con una frase para que os escuche, ¿cuál sería?

B: Pues que aparte de que el juego de armonías vocales llama la atención, básicamente que toda la gente que viene a vernos vuelve, porque siempre que viene se encuentra algo nuevo. Siempre hay una canción nueva, una versión nueva, un espectáculo diferente. Intentamos no caer en la rutina, siempre vamos a ofrecer algo nuevo.

P: Además, creo que juegan a nuestro favor las primeras impresiones. Ya cuando nos conocen más piensas se han equivocado aquí…(risas). La primera impresión que te da es que estos tíos suenan bien , hacen cosas chulas con las voces. Es como una primera impresión que no te deja indiferente, por lo menos te llama la atención.

B: Además , tenemos un chico que toca la guitarra con una melena al que la gente siempre quiere volver a ver (risas).

¿Hay algún lugar en el que os haría especial ilusión tocar?

P: A mí me gustaría, personalmente, en el SOS porque es el festival de aquí. Hemos ido muchos años y estaría muy bien tocar ahí.

B: Uno muy chulo al que ha ido Juanpe hace poco y ha vuelto hablando maravillas de él es el Festival Paredes de Coura, en Portugal. Nos hemos quedado todos con los dientes largos de ver que todavía se hacen festivales como se hacían en los sesenta, setenta y sería una locura tocar en un sitio de ese rollo. Tan de rock puro como se hacía antes, de ir de verdad y disfrutar de la música. Molaría un festival así, muy clásico.

Aparte de la música, ¿tenéis alguna otra pasión?

P: A mí me gusta mucho dibujar pero…(risas). Sí, cada uno tiene sus cosas.

B: Álvaro está en Bellas Artes y es un ‘artistazo’; Pedro está también metido en ese rollo y es arquitecto; Jaime hace diseño gráfico e incluso está trabajando en eso; Juanpe es diseñador de productos. O sea, todos tenemos algo. Yo soy skater (risas).

¿Cómo decidisteis que el grupo se llamase ‘The MeatPies’?

B: Por la razón más obvia del mundo, siempre nos comíamos un pastel de carne a la hora de ensayar porque ensayábamos a la hora de la cena y estábamos dando vueltas por nombres, no se nos ocurría nada, era todo muy típico…

P: Blue Garden fue uno de ellos, se le ocurrió a Jaime (risas).

B: Blue Garden…(risas). Cuando empezamos con lo de los MeatPies, que lo dije yo de broma casi, empezamos con la tontería y al final dijimos mola.

P: La gente lo va a pronunciar mal pero…(risas)

B: La idea al pensar eso era que cada uno de nosotros somos un meatpie, igual que hay un beatle, están los meatpies. Cada uno de nosotros somos un miembro de este grupo.

Ahora que habéis estado en un período de conciertos para presentar vuestro primer disco, ¿tenéis nuevos conciertos pronto o vais a seguir componiendo?

B: Pues justo ahora acabamos de tener una sesión intensa de promoción del disco, de conciertos todas las semanas. Y estamos un poquito cansados, porque precisamente, si cada concierto tiene que ser diferente y hacemos cinco conciertos en un mes, pues no puedes ya con tu alma porque no hay tiempo para nada más. Entonces, tenemos un concierto el 7 de noviembre, que es un concierto benéfico para la asociación Pupaclown. Después de eso tenemos ganas de componer porque tenemos  un montón de canciones nuevas ya preparadas y solo hay que trabajarlas y no tenemos tiempo para hacerlo. Queremos hacer canciones nuevas, la gente pide canciones nuevas. Siempre metemos muchas versiones y entonces, hay gente que dice que pecamos de versiones.

P: Es que llevamos prácticamente un año tocando nuestras canciones…

B: Sí, en un año se han añadido tres canciones al setlist, entonces hay que pararse y terminar las canciones que están hechas ya.

CC BY-NC-ND 4.0
The MeatPies: “Enfrentamos cada concierto como algo diferente” por María Belén Sumba Bravo está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas