Borjas Martín da aire al Real Murcia

 

 

Borjas Martín celebra el 1-0. Foto: La Verdad

Borjas Martín celebra el 1-0. Foto: La Verdad

Dos derrotas y un empate. Este era el balance del Real Murcia de Paco García antes de enfrentarse esta tarde en Nueva Condomina al Granada B. Tras regresar el pasado domingo de La Línea con una derrota y con el que está llamado a ser su delantero referencia, Wilson Cuero, lesionado, el conjunto grana se debía tomar el partido ante el filial nazarí como una oportunidad para tomar aire después de unas semanas en las que nada positivo ocurría en Nueva Condomina.

Saltó el Real Murcia al césped de Nueva Condomina con cambios respecto al equipo que fue derrotado 3-1 en Los Barrios ante el Linense hace una semana. 4-2-3-1 era el esquema conformado por Paco García, en el que Isi actuaría como media punta detrás de Borjas, y Javi Saura, un jugador que parece más llamado a ocupar la posición que adoptó el ciezano en el encuentro de ayer, pasó a jugar en el extremo izquierdo. El filial granadino llegó a Nueva Condomina con una situación en la tabla muy parecida a la del Real Murcia, un equipo, el nazarí, que, como viene acostumbrando en las últimas campañas, disfruta en sus filas de una gran cantidad de jugadores de diversas nacionalidades, lo que hace que logre firmar campañas en las que coquetea con los puestos cercanos al play-off de ascenso.

Uno de los debates que más han crecido conforme han ido transcurriendo las jornadas es la posición del delantero, posición en la que históricamente ha residido la responsabilidad de la anotación del gol y en la que ningún jugador que ocupe dicha posición ha anotado un tanto esta temporada en el Real Murcia. Tras la lesión de Cuero, el encargado en solitario de romper esta estadística era Borjas Martín, y lo hizo a lo grande. Comenzó el encuentro teniendo en sus botas el 1-0 cuando aún no habíamos llegado al minuto diez de partido; solo el guardameta Pol pudo evitar que se abriera el marcador de manera tan prematura. Tras un inicio en el que se pudo ver a un Murcia impulsivo, este bajó como la gaseosa y el Granada comenzó a encontrarse cómodo en el césped del feudo murcianista. El partido transcurría sin que ocurriera nada que destacar en las áreas; el Granada tenía tramos de dominio de balón y cuando no lo tenía, el Real Murcia era incapaz de romper las líneas bien asentadas del filial granadino. Tuvo que ser un central, Golobart, que está llamado a ser un seguro defensivo para la titubeante zaga grana, el que, esta vez como elemento ofensivo, avanzara con el balón hasta introducirse en el campo rival, abriera con un toque preciso de balón a Titi y que el ex del Logroñés sirviera en forma de centro el 1-0 a Borjas Martín, que rompía su sequía con el gol y daba un motivo de alegría a los asistentes del partido en Nueva Condomina. Aunque dichos asistentes tuvieron que sufrir otra gran emoción antes de que el colegiado declarara el descanso, esta vez en forma de susto, cuando tras una jugada de estrategia perfectamente elaborada por el Granada, esta acababa con una doble ocasión para los visitantes en el pie y la cabeza de Navarrete, que se encontró con la oposición en primera instancia del portero Diego Rivas y en segunda del central Golobart.

Tenorio, que actuaba como entrenador del Granada B por la ausencia del técnico habitual, Lluís Planagumà, que por la mañana tenía que dirigir al primer equipo a causa de la restitución durante la semana de Paco Jémez, realizó un cambio con el que demostraba que a causa del 1-0 debía dar un paso hacia adelante: retiró al doble lateral en la banda derecha, quitando a uno de los dos, en este caso a Antonio, introdujo a Malle y retrasó a Corozo. Ese cambio desde el banquillo se vio reflejado en el terreno de juego, aunque sin llegar a crear ninguna ocasión que pusiera en peligro la ventaja local. Sin embargo, en todo momento el Granada quería el balón y deambulaba por las inmediaciones del área grana, pero sería el conjunto de Paco García el que, aprovechando una contra muy bien dirigida por Isi, aumentara la ventaja, tras ser de nuevo Titi el que asistiera a Borjas para poner el 2-0 y calmar el ya mencionado debate sobre la posición atacante. El técnico nazarí, con el partido muy cuesta arriba, introdujo dos jugadores más de ataque (uno de ellos por un central), y cuando el partido parecía lejos de que pudiera variarse el resultado final, Malle recortó distancias que no llegaron a igualarse a pesar de que el colegiado quiso animar el final del encuentro con distintas decisiones que acabaron por enfadar a ambos conjuntos y, en concreto, a Paco García, que sería expulsado.

Finalmente, el encuentro terminó 2-1 y, aunque tal vez el juego no fue el mejor que ha exhibido el conjunto grana en lo que va de temporada, le valió para cerrar una racha negativa que empezaba a ser demasiada duradera y para que, por lo menos durante esta semana, no se hable en Murcia sobre la nula aportación goleadora de los delanteros del Real Murcia, y todo gracias a que Borjas Martín, un delantero, dio aire al Real Murcia.

 

 

 

CC BY-NC-ND 4.0
Borjas Martín da aire al Real Murcia por Manuel Fresneda Riquelme está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas