Descenso y desolación

  • El UCAM desciende de categoría tras perder en Tarragona y tras las victorias de Alcorcón y Almería
  • Los de Francisco no puntuaron en las tres últimas jornadas cuando se perfilaban como el candidato más firme a la permanencia

El UCAM Murcia vivió ayer uno de los días más duros de su historia. El día que ningún aficionado ni jugador quiere vivir en sus carnes se hizo realidad para los murcianos de la manera más cruel y agónica. Tras un partido que se asemejó más a una batalla que a un encuentro, por la ausencia de fútbol y por lo que había en juego, el conjunto universitario desciende de categoría habiendo fallado un penalti y con un gol en el minuto 91.

Jona falló un penalti en el minuto 73. Foto: laliga

El partido comenzó con un Nàstic que iba al ataque, no especuló y salió a encarrilar el partido desde el inicio. Sin embargo, lo más reseñable de la primera mitad fue la lesión de Jean Luc, lo que bajó los ánimos del Nou Estadi y del conjunto local y no se llegaron a ver ocasiones de gol.

Por otra parte, en Almería y Alcorcón se iban resolviendo los encuentros a favor de los locales, lo que ponía al UCAM en descenso mientras no consiguiera un gol, y al Nàstic dependiendo únicamente de mantener su portería imbatida. Todo se decidiría en Tarragona.

Ambos equipos comenzaron a enseñar los dientes acercándose a la portería rival, dadas las circunstancias y la necesidad urgente de un gol que sellara la permanencia. Juan Muñiz, de falta directa, tuvo una de las más claras para el equipo local, pero el meta del UCAM, Biel Ribas, detuvo con una buena estirada. Más tarde, Basha tendría la réplica en una clarísima ocasión mano a mano con el guardameta del Nàstic, pero Manolo Reina acabó despejando con los pies.

El momento clave del partido llegaría más tarde con una jugada de Jona, que filtró un pase para Pere Milla y este, tras recortar, calló en el área después del contacto con Xavi Molina y el colegiado no dudó en señalar penalti. El gol pondría al UCAM en la salvación y condenaría el error del defensa con el descenso, pero no llegó. Jona fue el encargado de lanzarlo y convertirse en el villano del cuento, mientras que Reina se erigió como el héroe del Nàstic con una gran parada.

Tras el duro golpe, el UCAM lo intentó a la desesperada y se volcó en ataque, pero en la última jugada, un contragolpe del Nàstic sentenció el partido. Lobato centró para Manu Barreiro, que remató contra Biel Ribas, pero aprovechó el rebote para marcar desde el suelo con la cabeza.

Con el pitido final se mezclaron las emociones en el césped, la alegría por permanecer en la división de plata para el Nàstic y la desolación del descenso consumado para el UCAM.

Ficha técnica:

Gimnàstic Tarragona: Reina, Valentín, Suzuki, Molina, Mossa, Tejera, Luismi (Cordero), Jean Luc (Lobato), Uche (Zahibo), Muñiz, y Manu Barreiro.

UCAM Murcia CF: Biel Ribas, Tekio, Hugo Álvarez, Fran Pérez, Morillas, Basha (Vicente), Tito (Mayoral), Iban Salvador (Collantes), Juande, Pere Milla y Jona.

Imagen de perfil de Alfonso Asensio Rivera

Alfonso Asensio Rivera

La palabra fútbol me define. Fútbol por las venas. Cerca del UCAM Murcia.

CC BY-NC-ND 4.0
Descenso y desolación por Alfonso Asensio Rivera está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas