En Murcia manda el Real

El Real Murcia se aupa al liderato tras un golpe de autoridad en La Condomina. 

Los jugadores del Murcia celebran la reconquista de la Condomina.

Los jugadores del Murcia celebran la reconquista de la Condomina. Foto: laverdad.es

El Real Murcia logró imponer su ley al vencer al conjunto universitario por 1-2 en la que fuera su casa durante 82 años. De esta manera, la afición grana -que acudió en masa al estadio- vivió una de las noches más memorables que se recuerdan, conquistando uno de los símbolos vivos del murcianismo, y demostrando que La Condomina fue, es y será siempre grana. El partido no pudo tener más emoción, puesto que enfrentaba a dos equipos que luchaban no sólo por el liderato, sino por la hegemonía de la capital. Chavero hizo estallar de júbilo a una afición visitante que silenció a la del conjunto universitario.

El partido, correspondiente a la jornada 14 del Grupo IV de la Segunda División B, tuvo lugar desde las 17:00 horas del Domingo. El conjunto universitario tenía ante sí la difícil tarea de frenar a un Real Murcia en alza, que tenía la oportunidad de colocarse líder venciendo en su antiguo estadio. El choque tuvo una buena repercusión en la afición de ambos equipos, que no dudaron en acudir a una vetusta Condomina, que disfrutaría de otra tarde de gloria como las de antaño. Alrededor de 5200 espectadores, en su mayoría del Real Murcia, calentaron un derbi con un aire de categorías superiores.

Los locales, dirigidos por Salmerón, jugarían de inicio con Escalona, Pol Bueso, Tekio, Dani y un excelso Góngora en defensa; el resto del equipo lo completaría Carlos Rodríguez (Checa, 57′), Fall, Cesar Remón (Bello, 77′), Nono (Higinio, 82′), Iván Aguilar y Pallarés en punta. Los de José Manuel Aira comenzarían con Fernando en meta; José Ruiz, Pumar, Ruso y Armando atrás; por delante Jaume y Chavero, Sergio García (Arturo, 85′), Fran Moreno (Rafa, 69′), Germán (Isi, 56′) y Carlos Alvárez completarían el ataque grana. El colegiado madrileño, Hugo José López, no mostró gran cantidad de tarjetas; no obstante, no estuvo exento de polémicas, dado a las críticas de la afición grana tras la amarilla mostrada a Chavero por celebrar el gol con la grada.

La afición grana animó y disfrutó en un gran derbi en La Condomina.

La afición grana animó y disfrutó en un gran derbi en La Condomina. Foto: laverdad.es

La primera parte comenzaría tras un vistoso tifo por parte de uno de los fondos donde se ubicaba la afición grana que rezaba “A los pies del Rey”. Intensidad propia de un derbi como este en los primeros minutos, los cuales fueron dominados por un Real Murcia que salió más enchufado y con ansias de victoria. Cerca del ecuador de la primera mitad, los visitantes darían el primer susto real. Un primer susto que confirmaba lo que se vería más tarde. En el minuto 24, los murcianistas ejecutaban una falta desde el pico del área; Sergio García efectuó un buen golpeo y el defensa del UCAM, Dani, no pudo evitar introducir el balón en su propia portería con el despeje. Este autogol significó un 0-1 que puso en pie a los granas. No se hizo esperar la respuesta del UCAM Murcia, liderado por un jugador con pasado murcianista como es Góngora. Llegado el minuto 30, el habilidoso lateral del UCAM lograba poner el empate en el luminoso con magistral disparo en un libre directo. Un gol muy celebrado por el ex-murcianista, que no dudó en dejar un gesto, en el cual indicaba que esa, ahora, era su casa. Rabia e impotencia, una fórmula que en ocasiones es capaz de lograr las mayores proezas. Un gol anulado a Pallarés y una ocasión fallada por Carlos Alvárez sería lo más destacable -tras los goles- de una primera parte que acabaría con un 1-1.

La segunda mitad comenzaría con un UCAM que buscaba la remontada. Enseguida empezó la guerra táctica entre dos técnicos que introdujeron cambios en el terreno de juego para intentar mover el marcador. De nuevo mucha intensidad y ganas por parte de ambos conjuntos. Buena ocasión la que tendría el conjunto local sobre el minuto 66; esta vez, un buen centro encontró rematador en segunda instancia, pero el balón finalmente se marchó por encima del larguero. El UCAM dispuso de buenas ocasiones, pero finalmente fue el Real Murcia quien logró adelantarse. De nuevo Sergio García sería el encargado de efectuar el saque, esta vez un corner, que acabaría con el remate de Chavero sobre el portero universitario Escalona. La grada volvió a rugir con fuerza en La Condomina, y los más de 2000 aficionados granas saltaron de sus asientos con este gol. La celebración dejo un incidente destacable: Chavero corría a celebrar el gol junto a los aficionados del fondo sur, cuando, de pronto, la avalancha de gente hacia la valla de dicho fondo, hizo que esta se viniera abajo, aunque finalmente no hubo que lamentar un incidente mayor. El conjunto local no bajó los brazos en ningún momento y siguió intentándolo hasta el final, aunque finalmente no obtuvo recompensa.

Finalmente, victoria para los granas que conseguían un importante triunfo en La Condomina, lo que suponía un golpe de autoridad, así como el liderato del Grupo IV. Los universitarios, por su parte, recibieron un mazazo ante su afición. Buen futuro el que se presenta para el Real Murcia, que pronto vivirá un nuevo derbi: en esta ocasión será ante el FC Cartagena en Nueva Condomina, en un partido que no dejará indiferente a nadie.

Imagen de perfil de Miguel García Gallego

Miguel García Gallego

Redactor de Deportes. Amante de la Formula 1 y del FC Cartagena. Pequeña persona, grandes historias. Escribiendo con pasión.

CC BY-NC-ND 4.0
En Murcia manda el Real por Miguel García Gallego está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas