amente 4’5 kilómetros de distancia, en los que había distintos puntos de avituallamiento de agua y asistencia sanitaria.  El primer corredor en llegar a la meta ha sido Sergio Martínez Miñarro, con un tiempo de sólo 15′ 20″, seguido de Jose Carlos Gálvez Gambín (15′ 25″) y Alberto Serrano Pérez (15′ 29″). En categoría femenina, la primera clasificada ha sido Amelia Ayuso Pedreño, con 17′ 4″, la segunda, con 19′ 16″,  Begoña Galián Nicolás, y la tercera en llegar ha sido María José Martínez Sánchez, en un tiempo de 19′ 17″. En la clasificación por equipos, la facultad de medicina ha quedado campeona (48′ 39″), gracias a Sergio Martínez Miñarro (1ª posición en la clasificación general), Gregorio Ibañez Martínez (6ª posición) y Pascual Ayala Vicente (7ª posición). En segundo lugar, la facultad de educación, con un tiempo de 50′ 5″,  se ha clasificado gracias a Alberto Serrano Pérez (3ª posición), Amelia Ayuso Pedreño (9ª posición en la general y 1ª en su categoría), y Jose Antonio Gómez Giménez (13ª posición). En tercera posición, con 53′ 33″, se ha clasificado la facultad de economía y empresa, con Sergio Fernández Villa en 4ª posición, Raúl Aracil López en 20ª posición, y Sebastián Ruiz Martínez en 24ª posición. La entrega de premios tendrá lugar en un acto que se celebrará entre el 27 y el 30 de octubre. Este año la participación ha sido muy similar a la del año anterior. El año pasado se inscribieron unas 270 personas y este año, 253. Sin embargo, la participación real ha sido de unas 150 personas en ambos casos, de las cuales este año un 65% han sido hombres y un 35 % mujeres.  Como hecho anecdótico de la carrera, hay que destacar el caso de Juan Ignacio, estudiante de medicina, quien sorprendió tanto a corredores como a espectadores porque iba vestido para correr con camisa y pantalones vaqueros. Aunque este hecho pueda parecer resultado de una apuesta o una broma, la causa fue, tal y como él nos contó, que se le había olvidado la ropa de deporte. Por último, es importante mencionar el gran trabajo realizado por unos veinte voluntarios del Servicio de Atención a la Diversidad y Voluntariado de la Universidad, que estuvieron ayudando a la organización de la carrera repartidos en tres zonas: una de avituallamiento de agua, otra a lo largo del circuito y otra en la pista de atletismo. 

Corredores llegando a meta

Los 148 corredores consiguieron llegar hasta el final de la carrera.

CC BY-NC-ND 4.0
amente 4’5 kilómetros de distancia, en los que había distintos puntos de avituallamiento de agua y asistencia sanitaria.  El primer corredor en llegar a la meta ha sido Sergio Martínez Miñarro, con un tiempo de sólo 15′ 20″, seguido de Jose Carlos Gálvez Gambín (15′ 25″) y Alberto Serrano Pérez (15′ 29″). En categoría femenina, la primera clasificada ha sido Amelia Ayuso Pedreño, con 17′ 4″, la segunda, con 19′ 16″,  Begoña Galián Nicolás, y la tercera en llegar ha sido María José Martínez Sánchez, en un tiempo de 19′ 17″. En la clasificación por equipos, la facultad de medicina ha quedado campeona (48′ 39″), gracias a Sergio Martínez Miñarro (1ª posición en la clasificación general), Gregorio Ibañez Martínez (6ª posición) y Pascual Ayala Vicente (7ª posición). En segundo lugar, la facultad de educación, con un tiempo de 50′ 5″,  se ha clasificado gracias a Alberto Serrano Pérez (3ª posición), Amelia Ayuso Pedreño (9ª posición en la general y 1ª en su categoría), y Jose Antonio Gómez Giménez (13ª posición). En tercera posición, con 53′ 33″, se ha clasificado la facultad de economía y empresa, con Sergio Fernández Villa en 4ª posición, Raúl Aracil López en 20ª posición, y Sebastián Ruiz Martínez en 24ª posición. La entrega de premios tendrá lugar en un acto que se celebrará entre el 27 y el 30 de octubre. Este año la participación ha sido muy similar a la del año anterior. El año pasado se inscribieron unas 270 personas y este año, 253. Sin embargo, la participación real ha sido de unas 150 personas en ambos casos, de las cuales este año un 65% han sido hombres y un 35 % mujeres.  Como hecho anecdótico de la carrera, hay que destacar el caso de Juan Ignacio, estudiante de medicina, quien sorprendió tanto a corredores como a espectadores porque iba vestido para correr con camisa y pantalones vaqueros. Aunque este hecho pueda parecer resultado de una apuesta o una broma, la causa fue, tal y como él nos contó, que se le había olvidado la ropa de deporte. Por último, es importante mencionar el gran trabajo realizado por unos veinte voluntarios del Servicio de Atención a la Diversidad y Voluntariado de la Universidad, que estuvieron ayudando a la organización de la carrera repartidos en tres zonas: una de avituallamiento de agua, otra a lo largo del circuito y otra en la pista de atletismo.  por Alba Marco González está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.