Impotencia, derrota y bronca

  • El Real Murcia firma la primera derrota esta temporada en Nueva Condomina y, al final del encuentro, el equipo fue despedido con una importante pitada por parte del cada vez menos publico que se acercó al feudo grana
Isi lucha con dos jugadores del San Fernando. Foto: Cadena Ser Murcia.

Isi lucha con dos jugadores del San Fernando. Foto: Cadena Ser Murcia.

Nervios e impotencia serían dos buenos adjetivos para definir lo que le ha ocurrido al Real Murcia, tras caer de manera estrepitosa ante el Recreativo la semana anterior. El equipo que dirige Paco García llegaba a Nueva Condomina con una gran losa contra la que tendría que luchar, y enfrente estaría el San Fernando, un equipo que, a pesar de iniciar el curso con la vitola de ser uno de los candidatos al descenso a tercera división, se encuentra fuera de esas plazas e imponiendo frente a ellas dos puntos.

El primer tiempo se podría calificar de “soso”; muy pocos acercamientos por parte de ambos equipos a las metas rivales. El Murcia disfrutó de buenos tramos de posesión, donde Adrián Cruz destacó, tal vez, por encima del resto. Wilson Cuero, que volvía al equipo titular, tuvo la ocasión más clara del primer tiempo en un remate de cabeza a la salida de un saque de esquina que rozó el palo. Por otra parte, el San Fernando supo estar en todo momento bien plantado en el terreno de juego de Nueva Condomina y, cuando robaba, conseguía retener el balón en largas posesiones; de una de ellas estuvo a punto Edgar de cazar un balón de cabeza en el área, en lo que hubiera sido medio gol.

Paco García observaba que al equipo, como en muchos otros partidos, le faltaba gol y encomendó esa tarea a Germán, que ya había debutado en Huelva y que está llamado a ser uno de los hombres importantes en este Real Murcia. Después de ver su comienzo de segundo tiempo, esa teoría se reafirma aun más, ya que el canario fue el peligro de un Murcia que completó un buen inicio de segunda mitad.  Pero ese buen comienzo fue destruido por un despiste defensivo que daba la opción a Edgar de rematar de cabeza un centro desde la izquierda y anotar el 0-1. Y esa losa que ya traía el Murcia de Huelva se hizo mucho más pesada; el equipo en ningún momento dio signos de, siquiera, lograr un gol que le diera un solitario punto.

Tema aparte tiene las continuas reacciones de la grada. A partir del 0-1 del San Fernando, la afición comenzó a mostrar su enfado hacia los jugadores a causa de los malos resultados del equipo. Incluso se vieron varias disputas entre los mismos aficionados, y el partido terminó con la grada dividida entre los que pensaban que debían animar al equipo y los que opinaban que había que cargar contra los jugadores.

Lo que sí es cierto es que el Real Murcia acumula una nueva derrota y que, cada jornada que pasa, a esta plantilla tan joven se le hace más duro lograr resultados positivos. El equipo se introduce a causa de estos resultados en la zona baja de la tabla y cada vez la situación es más dura, complicada y desalentadora.

CC BY-NC-ND 4.0
Impotencia, derrota y bronca por Manuel Fresneda Riquelme está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas