Paso firme hacia el Playoff

  • El Real Murcia de Vicente Mir vence por 2-0 al Córdoba B ante casi 11000 espectadores en Nueva Condomina y se acerca aun más a los puestos de playoff

 

Los jugadores del Real Murcia celebran uno de los goles conseguidos ante el Córdoba B. Foto: La Verdad

Los jugadores del Real Murcia celebran uno de los goles conseguidos ante el Córdoba B. Foto: La Verdad

Era una semana especial para los murcianistas. La victoria en el derbi ante el Cartagena renovó las ilusiones de una afición que llevaba mucho tiempo necesitando una alegría así. A esa resaca del duelo frente al máximo rival regional se añadía la campaña que el club sacaba de cara al partido frente al Córdoba B. En ella cada abonado tenía la posibilidad de sacar dos entradas gratis, además cualquier abonado de cualquier año, fuera el que fuera, también tenía derecho a una entrada gratuita para el partido del domingo en Nueva Condomina. Dicha campaña fue un éxito ya que en la tarde del domingo se reunieron en Nueva Condomina casi 11000 espectadores para dar color y ambiente al feudo grana. En ese contexto el Real Murcia de Vicente Mir estaba obligado a no fallar para seguir cerca de los puestos que dan acceso al playoff de ascenso. Y es que la jornada empezó mal para los intereses granas, ya que el Marbella lograba derrotar al FC Cartagena en la matinal del domingo; el Melilla también lograba los tres puntos en su partido, y otro de los rivales directos, el Villanovense, se enfrentaría a las seis de la tarde a un Lorca FC mermado por las bajas en ataque. Todos esos resultados hacían que, hiciese lo que hiciese el Real Murcia, no consiguiera entrar en puestos de playoff en esta jornada, y la victoria ante el Córdoba B solo supondría no descolgarse de la lucha por dichos puestos.

Ante las bajas de Armando y José Ruiz por sanción, Vicente Mir debía modificar su once tipo. Para cubrir las bajas de los ya nombrados entró como lateral derecho Juanjo, que reaparecía tras acortar de manera casi milagrosa los plazos de recuperación de su lesión. Mientras tanto Adrián Cruz, que ya disfrutó de buenos minutos en Cartagena, entraría en el doble pivote junto a David Sánchez. Además de esos dos cambios forzados por las sanciones, el técnico valenciano introdujo de inicio a Víctor Curto, desplazando a Rayco a la banda derecha y dejando a Isi en el banquillo. Los visitantes llegaban a Nueva Condomina en una situación de irregularidad que llevan arrastrando durante todo el año, con su tercer entrenador de la temporada, y una mezcla de resultados positivos contra equipos como Cartagena o Lorca y más negativos contra equipos de perfil más modesto. Moha y Quiles, con ochos goles cada uno, se presuponían como las grandes amenazas del filial verdiblanco.

El Real Murcia comenzaba el partido en la tónica general de los últimos encuentros, muy agresivos, presionado arriba y creando ocasiones. Así llegaron los primeros acercamientos granas y el equipo de Vicente Mir comenzó a tener grandes tramos de posesión en campo rival. Pero el mayor peligro llegaba tras el robo en la salida de balón visitante. El técnico grana sabía que el Córdoba B era un equipo al que le gustaba sacar el balón jugado desde atrás y se aprovechó cerrándoles esa vía, robandole y creándole problemas continuamente. El mayor peligro del filial cordobés llegó cuando conseguían sobrepasar esa primera línea de presión rival, o al contrataque, donde aprovechando la velocidad de Brian y Moha, además de las incorporaciones desde segunda línea de Quiles, crearon los mayores problemas a la zaga murcianista. A pesar de eso, el dominio era grana y la sensación era que el gol caería tarde o temprano. Faltaba claridad en el último pase, pero tanto Guardiola como Curto merodeaban el gol, sobre todo el ex del Linares estuvo a punto de hacer uno de los goles de la temporada con un remate precioso de chilena a centro de Fernando Pumar que se fue rozando el palo. De esa manera ambos equipos se fueron a vestuarios con la sensación de que era el Murcia el que estaba más cerca de la victoria.

Y esa sensación se confirmaría en el segundo periodo, donde tras un inicio muy parecido al del primer tiempo llegaría el minuto clave que marcaría el devenir del encuentro. Moha, tras hacer una gran jugada individual, demostrando su velocidad y potencia en carrera, cedió el baló a un Brian que, totalmente solo frente a Simón, mandó el balón por encima del larguero. Acto seguido, y en el área contraría, Sergi Guardiola le ganaría la posición al central visitante, quedándose mano a mano frente a al portero, él cual le haría penalti. El mismo delantero transformaría la pena máxima poniendo por delante a los granas y demostrando lo que es el fútbol; detalles que en un simple minuto hacen decantar los partidos hacia un lado o hacia otro. Con el Córdoba B en estado de shock, Víctor Curto aprovecharía una indecisión del portero para arrebatarle el esférico y marcar a placer el 2-0 que dejaría el encuentro sentenciado. Y es que el reto de minutos sobraron y solo pudieron servir para que los locales aumentaran su ventaja. El Real Murcia alarga aun más la fiesta tras el derbi y tras lograr la tercera victoria consecutiva ante una Nueva Condomina con un gran ambiente, se puede decir que los de la capital del Segura viven en un estado de ánimo de felicidad.

Ficha técnica:

Real Murcia: Simón, Juanjo (Fran Morante, min. 77), Golobart, Josema, Pumar, Adri Cruz (Isi, min. 55), David Sánchez, Diego Benito (Borja Gómez, min. 80), Rayco, Sergi Guardiola y Víctor Curto.

Cordoba B: Valera, Leto, Soler (Kevin, min. 71), Serrano, Pablo Vázquez, Ortega, Moyano (Moreno, min.51), José Antonio, Moha Traoré, Quiles y Brian (Vera, min. 67).

Goles: 1-0, min. 60, Sergi Guardiola, de penalti. 2-0, min. 63, Víctor Curto.

Arbitro: Jesús Nieva López (Comité Castellano-Manchego). Mostró tarjeta amarilla a José Antonio González, Diego Benito, Valera y Moreno.

CC BY-NC-ND 4.0
Paso firme hacia el Playoff por Manuel Fresneda Riquelme está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas