Puntazo amargo

  • Biel Ribas vuelve a parar un penalti y salva un partido (0-0) donde el Real Murcia mereció más ante un Betis B que jugó con superioridad

Forniés en una conducción con el balón.
Foto: La Verdad

Salmerón planteó un once de su estilo con Armando ocupando el lateral derecho, Mateos volvía a ocupar la parcela de pivote defensivo y el técnico murcianista recuperaba a Elady. El Murcia empezó con ganas y se sentía cómodo sobre el terreno de juego. En la primera parte, los granas contaron con varias jugadas de gol. Sin duda alguna, la más clara del partido la tuvo Chamorro, quien tras plantarse solo en el área verdiblanca, disparó demasiado cruzado y el esférico se marchó por poco. El delantero grana está mostrando otra cara desde la llegada de Salmerón, pero sigue sin estar del todo fino de cara a puerta.

Las malas noticias para Salmerón llegaron pasada la media hora cuando David Mateos, que venía de estar parado un par de semanas por unas molestias, volvió a lesionarse tras sufrir un problema muscular. El central vivió en el Orlando City una pesadilla con las lesiones, las cuales le tuvieron parado varios meses y parece ser que esa pesadilla la sigue viviendo en Murcia.

En la segunda parte el Murcia seguía dominando y acechando la portería de un Betis B, que durante el primer acto no puso en peligro a Biel Ribas. El partido cambió cuando el colegiado señaló penalti y la expulsión de Alex Ortíz por doble amarilla. El Real Murcia se ponía contra las cuerdas. Pero, como es ya habitual, un enorme Biel Ribas volvió a hacerse grande bajo los palos deteniendo su tercer penalti en lo que va de temporada. El Betis B empezó a despertar fruto de su superioridad numérica y poco a poco fue comiéndole terreno al Real Murcia. Por el contrario, los jugadores murcianistas no se echaron atrás dando por bueno el empate, sino que tiraron de coraje y se fueron arriba a por el gol. El partido se había vuelto loco con un Murcia que, pese a contar con uno menos, estaba siendo más dominante.

David Sánchez contó con una de las ocasiones más claras del segundo tiempo. El sevillano cazó un balón en el segundo palo y fusiló a Pedro, pero el guardameta bético desvió el balón con la punta de los dedos. El Real Murcia no tenía el día de cara a puerta. Elady, que volvía tras cuatro partidos de sanción, tuvo en sus botas la victoria pero no estuvo afortunado con la finalización. El tiempo pasaba y el gol murcianista seguía sin llegar.

Finalmente, hubo un empate que pudo saber a mucho o a poco, pero es un punto que mantiene la buena racha del conjunto de Salmerón, sintuándolo a cuatro puntos del liderato. Cierto es que el Murcia pudo sacar mucho más de su visita a Sevilla, pero la falta de gol privó a los murcianistas de una victoria que hubiese sido oro. Aún así, la afición pimentonera se queda orgullosa de los suyos, que vieron cómo tras quedarse con uno menos pelearon hasta el final por conseguir el triunfo. El Real Murcia afrontará el domingo su último partido del año en Nueva Condomina ante el Lorca Deportiva. Un partido a priori fácil, donde una victoria grana podrá hacer mejor aún este punto y mantener a los pimentoneros en la cabeza alta de la tabla.

Ficha Técnica:

Betis Deportivo: Pedro, Esteban, Redru, Junior, Nil, Miguel (Abreu 61’), Rober (Nieto 83’), Hinojosa, Tellado (Iván Navarro 71’), Irizo Loren.

Real Murcia: Biel Ribas, Armando, Orfila, Álex Ortiz, Fornies, Mateos (Juanma 39’), David Sánchez, Santi Jara, Carnicer (Llorente 57’), Elady, Chamorro (Pedro Martín 70’).

Árbitro: Alexandre Alemán Pérez (comité canario). Enseñó tarjeta amarilla a Carnicer, Elady, Mateos y Fórnies por parte del Real Murcia. Expulsó al defensa grana Álex Ortiz por doble amarilla.

Imagen de perfil de Alberto Cárceles García

Alberto Cárceles García

Estudiante de periodismo y documentación en la Universidad de Murcia. El deporte como pasión. Fiel aficionado del Real Murcia.

CC BY-NC-ND 4.0
Puntazo amargo por Alberto Cárceles García está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas