Mercedes Campoy, maquilladora, youtuber y estudiante murciana

  • La maquilladora y youtuber murciana Mercedes Campoy nos ha prestado un poco de su tiempo para responder unas preguntas acerca de su trabajo y afición, el maquillaje, de todo tipo, formas y colores, combinándolo con sus estudios de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Murcia

El Periodicum: ¿De dónde viene tu afición por el maquillaje?

Mercedes Campoy: La afición por el maquillaje nació de la afición por el dibujo. Desde que tengo memoria he dibujado y, a la vez que crecía, también investigaba otras formas de pintar, como el estilo manga, óleo, acuarela… y no lo he dejado. Pero un día, en 2009, una persona me enseñó un tutorial de maquillaje muy sencillo para Halloween que había en YouTube, y me lo hice (o, por lo menos, lo intenté). El canal de ese tutorial tenía otros maquillajes y me hice cuenta para suscribirme y ver los siguientes que subiera. Pues a partir de ahí descubrí otros canales, practicaba, probaba, descubría productos, marcas, artistas, etc., hasta el nivel de quedarme hasta las 4 de la mañana practicando maquillaje para, luego, desmaquillarme y acostarme (risas). Hasta ese punto era el disfrute, y no me daba cuenta de lo que me gustaba y de lo poco que me costaba dedicarle tiempo. Al fin y al cabo, veo el rostro como un lienzo o un folio en blanco y, sobre él, hay infinitas posibilidades en el arte del maquillaje.
Foto: Instagram Mercedes (@mercedosis)

Foto: Instagram Mercedes (@mercedosis).

E.P.: Está claro que para esa profesión hay que tener talento, pero, ¿has realizado algún curso?, ¿cómo has aprendido?

M.C.: No he estudiado nada ni he hecho ningún curso. He estado a punto de irme de Murcia este año para ello, pero he preferido esperar, terminar la carrera de Comunicación y encontrar la escuela que quiero.
Aprender he aprendido poco a poco, con esos ensayos que te digo que llegaban hasta las tantas; pasarme las horas muertas con las manos en la masa, y, a ello, súmale cuando la gente empieza a ofrecerse para que practiques. Porque no es lo mismo maquillarte tú, que conoces tus facciones al milímetro, y el uso de las brochas es diferente, a maquillar a otra persona. Así que, poco a poco, vas mejorando y cogiendo práctica, hasta que llega el día en el que te pagan por hacer algo que hacías por afición.

E.P.: Aparte de tus estudios, ¿trabajas como maquilladora? Si es así, ¿cómo compaginas tus estudios con el trabajo?

M.C.: Sí. No es un trabajo “fijo”, por así decirlo, porque va según surjan ocasiones y clientes, pero sí. No es algo que sea necesario “compaginar” como tal, pero, siempre que me sale algo, amoldo mi tiempo libre a ese trabajo. Si se presenta la ocasión, me organizo, como sea, para maquillar. Ya tiene que haber un asunto de fuerza mayor para rechazarlo.

E.P.: ¿Te gustaría vivir del maquillaje? ¿En qué ámbito te gustaría trabajar: películas, series, pasarelas…?

M.C.: La verdad es que sí, y pienso trabajar para que sea así, porque es lo que más me llena, lo que más disfruto haciendo, y, como meta, todos deberíamos intentar trabajar en lo que más nos gusta. Descubrir nuestra pasión y, si valemos para ello, trabajar mucho. No me imagino ganándome la vida haciendo algo que no me guste, a no ser que sea un trámite para llegar a lo que quiero.

Me gusta el mundo de la ficción para trabajar, cine sobre todo: una manera de mezclar mi carrera con el oficio de maquilladora. Me encanta el trabajo sin rutina, donde dependes de un plan de rodaje con horarios intensos, localizaciones cambiantes, etc. Además de que el arte del cine ya me encanta de por sí. El mundo de las pasarelas tiene un ritmo de trabajo interesante y las apuestas de los maquillajes son llamativas a veces, pero no es mi primera opción.

Es curioso, porque empecé la carrera pensando en ser locutora de radio y la estoy acabando queriendo trabajar en cine como maquilladora.

E.P.: ¿Qué tipo de maquillaje prefieres realizar? Es decir, ¿”casual”, “de fiesta” o alguno más espectacular como heridas u orientado a Halloween?

M.C.: Para trabajar, menos en una ocasión que hice cuatro payasos un poco “creepy” y una cara apalizada para un corto, suelo hacer maquillajes para eventos, de fiesta, maquillaje de novia, más de belleza. Se me da bien y me encanta ver el resultado, destacando los rasgos bonitos y embelleciendo el rostro, ¿no? Pero el proceso de hacer efectos especiales es un mundo apasionante, con millones de posibilidades para crear. Crear ilusiones ópticas con heridas, por ejemplo, o crear formas nuevas en el rostro con prótesis y hacer una criatura de Tim Burton, por ejemplo. Me parece precioso cuando alguien, como un director de un corto, te dice “quiero esto” y te describe un personaje como lo tiene en su cabeza, te pones manos a la obra y lo haces realidad con tus manos. Es increíble lo que siento al ver que lo he hecho bien, tal como quería. Obviamente, este es un trabajo artístico y se pueden aportar ideas y sugerencias, cada uno desde su campo. La clave es compaginar el trabajo de todo el equipo para crear el producto deseado: estar todos en el mismo barco.

Foto: Instagram (@mercedosis).

Foto: Instagram  Mercedes (@mercedosis).

E.P.: ¿Sólo te interesa el maquillaje o también la peluquería y el vestuario?

M.C.: He trabajado en vestuario y dirección artística, en general, pero lo que más me interesa y de lo que más disfruto es del maquillaje.

E.P.: Respecto a tu canal de YouTube, ¿de dónde surgió la idea?

M.C.: Surge de ver mucho YouTube, de entrar en contacto con el mundo de creación audiovisual en la carrera (a nivel técnico) y de que si me maquillo por gusto de madrugada y nadie lo ve, ¿por qué no enseñar lo que hago? Así también sería un reto para mí el practicar cosas nuevas y mejorar, además de dar a conocer mi faceta de maquilladora, para que, si a alguien le interesa, pueda ver lo que sé hacer; es como un escaparate de mi trabajo.

E.P.: Me he dado cuenta de que no sueles subir muchos vídeos, ¿por qué?

M.C.: No lo quiero como un canal de “youtuber” como tal. Como ya te he comentado, lo veo como un escaparate para tener ahí algunos de mis maquillajes y su proceso, además de tener grabado, de alguna manera, el proceso de cómo voy aprendiendo y mejorando. La poca constancia no es algo de lo que me sienta orgullosa, ya que son varias las ocasiones en las que me he propuesto tener un ritmo en el canal y no lo he seguido. De alguna manera, no le pongo las ganas que debería, ya que el proceso no es algo que me apasione tanto. Lo que más disfruto es el momento de maquillar, pero, al final, para sacar un vídeo, el porcentaje de tiempo que estoy maquillando es pequeño respecto al resto del proceso. Además, siento que quiero hacer muchas cosas, y admiro a la gente que saca contenido de calidad asiduamente, porque al final es dar casi todo tu tiempo a ello. Pero esto también son excusas, porque tengo gente que se ofrece a ayudarme en todo lo demás, que les gusta hacer lo que a mí no tanto y tengo que ponerme ya a hacer más ruido por YouTube y el resto de redes como Instagram, a donde me gusta subir maquillajes.

E.P.: ¿Cómo preparas y editas los vídeos? ¿Te ayuda alguien?

M.C.: Los primeros me ponía yo sola en mi cuarto, con una caja para sostener la cámara, maquillaba, editaba y subía. Todo sola. Este verano decidí salir a la calle para maquillarme y en esas ocasiones necesito a alguien que me grabe. Y, respecto a la edición, me gusta hacerlo yo porque soy muy de Juan Palomo, “yo me lo guiso, yo me lo como”, y me gusta hacer las cosas como yo las tengo en la cabeza y, si me equivoco, equivocarme yo. Me gusta editar, sobre todo, cuando se puede ser creativo, pero es un proceso a veces repetitivo y pesado con el tipo de contenido que yo creo. Tengo amigos que ya me han ofrecido ayuda para la edición, “aligerando” el proceso de mi vídeo, por una parte, y, por otra y a su vez, mi amigo practica editando, que le gusta. No descarto acabar en un proceso de “una persona graba, otro edita y yo maquillo”.

E.P.: ¿Quién es tu modelo a seguir? ¿De quién coges ideas para tus maquillajes?

M.C.: Por una parte, las ideas pueden nacer hasta de un charco que ves en la calle, un monstruo de un videojuego, un elemento de una película o hasta de un cuadro abstracto. Por otra, siempre hay maquillajes que ves y pueden darte ganas de intentar recrearlo, de cambiar alguna cosa o inspirarte para hacer un look nuevo, y hablo tanto de belleza como de efectos especiales.

Dándote nombres y apellidos de artistas, estos serían Ellinor Rosander, maquilladora de efectos especiales sueca, autodidacta, que trabaja junto a un fotógrafo en su canal de youtube “Ellimacs sfx makeup”; Linda Hallberg, maquilladora sueca también y fundadora de su propia marca de cosméticos, Lisa Eldridge, maquilladora inglesa que trabaja para Lancôme, a la que le apasiona la historia del maquillaje. Cada una tiene su toque, su estilo y sigo descubriendo día a día más artistas, pero mi modelo a seguir es Ve Neill, maquilladora de cine, nominada ocho veces a los premios Óscar. Algunos de sus trabajos han sido Eduardo Manostijeras, Beetlejuice, la saga de Los Juegos del Hambre, la saga de Piratas del Caribe o La Señora Doubtfire. También participa como jurado en un concurso americano llamado “Face Off”, que es una competición de maquilladores de efectos especiales; ese programa sí que es inspirador, viendo las maravillas que crean y el proceso de inicio a fin.

E.P.: Respecto a tus estudios, ¿por qué has escogido Comunicación Audiovisual?

M.C.: Me gusta la radio y la he escuchado siempre en casa desde pequeña y, pensando en la ESO y Bachillerato qué hacer en la vida, pensé “yo quiero pasármelo igual de bien que los locutores de radio”; así que me informé y decidí entrar al grado de Comunicación Audiovisual, para llegar a ser locutora. Dentro de la carrera he conocido mucha gente con intereses similares y diferentes y era imposible no empaparse de otras cosas, como el cine, la televisión, la fotografía… Entre medias, comencé a descubrir que lo que más me apasionaba era ser maquilladora y a enamorarme del cine como industria. Así que, mezclando esas dos cosas, he acabado queriendo ser algo muy diferente: maquilladora en cine.

A lo mejor piensas, “¿y no te arrepientes? Podrías haber ido a estudiar a una escuela de maquillaje directamente o algo del estilo”. Pero no cambiaría nada, ya que puede que no estuviera aquí, ni hubiese descubierto tan claramente mi pasión, ni conocido a mucha gente que hoy por hoy son amigos, pero, para el día de mañana, van a ser compañeros de trabajo.

E.P.: Y, por último, aunque tu carrera tiene relación con tu trabajo, ¿cómo preferirías ganarte la vida?

M.C.: Hoy por hoy pienso que como maquilladora, como ya te he comentado; pero lo que más me gusta de haber estudiado Comunicación Audiovisual es el haber estado en contacto con otras ramas artísticas que he descubierto y que me gustan, como la fotografía, la edición, grabar como operadora de cámara… Pero, ya te digo, lo que más me llena y con lo que he llegado a llorar de frustración o de satisfacción es con el maquillaje y la dirección artística, y cuando algo te importa tanto como para emocionarte es por algo.

 

Estas son las palabras de Mercedes llenas de entusiasmo y emoción al hacer de tu pasión, tu trabajo. Muchas gracias por dejarnos conocerte un poco y por mostrar al mundo tu talento.

Aquí os dejamos las redes sociales de Mercedes para que visitéis sus fotos y veáis sus maquillajes:

Twitter: @Mercedosis

Instagram (cuenta personal): @mercedosis

Instagram (cuenta para maquillaje): @mdosis.makeup

Canal de Youtube: MerceDosis

 

Foto: Instagram Mercedes (@mercedosis).

Foto: Instagram Mercedes (@mercedosis).

 

CC BY-NC-ND 4.0
Mercedes Campoy, maquilladora, youtuber y estudiante murciana por María González González está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas