A orillas del Tyne: la Unión de Estudiantes

  • Son incontables las diferencias que se dan entre una universidad británica y una española: la metodología educativa, el diseño de las aulas, el precio de una matrícula o el horario de las clases. Sin embargo, es un imponente edificio rojo, situado en el centro del campus de la Newcastle University, lo que más llama la atención a los estudiantes que venimos de fuera. No se trata de la construcción en sí, lo importante es la organización que alberga en su interior: la Students´ Union.
El edificio de la Students´Union se encuentra en pleno centro del campus

El edificio de la Students´Union se encuentra en pleno centro del campus. Foto: Newcastle University

La NUSU (Newcastle University Studients´Union) es la organización encargada de marcar la vida social de la Universidad de Newcastle. Representando a cerca de 20 000 alumnos, la NUSU tiene una interminable lista de labores: organizar toda clase de eventos (fiestas, exposiciones, ferias empresariales, excursiones, etcétera); actuar como nexo entre las 170 sociedades que los estudiantes han creado; o desarrollar programas que ayuden a los estudiantes a buscar trabajo durante la carrera o al terminar esta. No está nada mal para una organización que, conviene destacar, está compuesta en su mayoría por alumnos.

La sede de la NUSU se encuentra en el llamado “Big red brick building“, un edificio levantado en 1924 y reformado en 2010 tras una remodelación presupuestada en 8 millones de libras. La magnitud, tanto del edificio como de la cifra expuesta, demuestran una verdad inapelable: la Students´Union es uno de los puntos vertebradores de esta universidad. No se trata de unas oficinas en las que se organizan fiestas; estamos hablando de un edificio de cinco plantas, dos de ellas subterráneas, donde el estudiante tiene multitud de posibilidades. ¿Necesitas un lugar tranquilo en el que estudiar? La Students´ Union actúa como biblioteca con dos plantas completamente acondicionadas con ordenadores e impresoras. ¿Acabas de salir de clase y te apetece tomar algo con tus compañeros? El Mens Bar, situado en el primer piso subterráneo, acoge una cafetería Starbucks, un local de Domino´s Pizza y otro de Subway. Por si fuera poco, el segundo piso subterráneo esta acondicionado a modo de sala de conciertos, donde cada sábado se organiza una fiesta ambientada con música de los 80. El resultado final es un edificio que por sí solo da a la universidad una identidad propia, un espacio que todos los universitarios pueden sentir como suyo y que aporta mucha cercanía en la relación que el estudiante establece con la universidad.

 

A nivel empresarial, la NUSU está constituida como una sociedad limitada sin ánimo de lucro, dirigida por la gestora Newcastle University Students´Union Trustee Board, que se encarga de administrar sus bienes y de manejar los asuntos financieros y legales. Para comprobar la dimensión de esta organización sólo hay que indagar en los datos de contabilidad: el pasado año, la NUSU ingresó un total de 917 000 libras, provenientes de lo recaudado por los diferentes clubes y sociedades, de las cuales invirtió 591 000 libras en el funcionamiento de estos y en actividades para el resto de estudiantes.

Pero, ¿qué son estos clubes y sociedades? Cualquiera que haya visto una película americana ambientada en una universidad podrá hacerse una idea. Se trata de agrupaciones de estudiantes que deciden organizarse formalmente para desarrollar algunas de sus aficiones. En la Newcastle University hay un total de 170 sociedades, con una diversidad temática que a veces roza lo absurdo: desde sociedades como la de baile o atletismo, hasta algunas difíciles de catalogar como la de quidditch (no estoy de broma) o la 20 minutes society; una agrupación en la que, con veinte minutos de antelación, se envía a los participantes una ubicación a la que se deben desplazar para realizar una actividad que desconocen por completo. Marxismo, feminismo, ajedrez o cine son solo algunos ejemplos más que demuestran la increíble oferta de sociedades que los alumnos han creado y que involucra a cerca de 15 000 estudiantes.

Otra de las funciones principales que asume la NUSU es la de asesorar a los nuevos estudiantes. A través del Student Advice Center (SAC), los nuevos alumnos reciben apoyo en labores tan vitales como la búsqueda de piso o la apertura de una cuenta en el banco. Según datos de la propia organización, este servicio ha conseguido generar un ahorro total de 56 863 libras relacionadas con el ámbito financiero y 24 248 libras derivadas del alquiler de pisos.

EL edificio de la Students´Union durante la noche de bienvenida uiversitaria. Foto: http://novakcollective.com/

EL edificio de la Students´Union durante la noche de bienvenida uiversitaria. Foto: http://novakcollective.com/

Además de asesorar a los nuevos estudiantes, la Students´ Union lleva a cabo proyectos de voluntariado enfocados en ampliar el currículo de los universitarios. Este programa, denominado Go Volunteer, ofreció el pasado año un total 250 oportunidades de trabajo voluntario. Casi la mitad de estas labores están relacionadas con la ayuda a los más desfavorecidos: colaborar con comunidades de personas discapacitadas o acudir a asilos para cuidar de personas mayores. Como parte de este programa de voluntariado, también se puede asumir la dirección de una pequeña cervecería o participar en el cultivo de un huerto completamente natural.

El resultado de todo esto es una organización que se encuentra completamente respaldada por el alumnado. Gracias a una serie de encuestas, organizadas el pasado curso, se pudo conocer que el 97 % de los alumnos valora la NUSU como una organización excelente, el 89 % recomienda involucrarse en los proyectos que esta lleva a cabo, y el 93 % cree que le ha ayudado mucho a mejorar su experiencia en esta universidad.

Personalmente, creo que se trata de un modelo de organización estudiantil que favorece el desarrollo de los universitarios, permitiéndoles asumir puestos de responsabilidad, y que estrecha el vínculo que se genera entre estos y la universidad, al tener una institución que pueden considerar como suya. Sería muy enriquecedor que este tipo de de organizaciones tuvieran su hueco en las universidades españolas, sin embargo, son iniciativas que deben contar con la adhesión e implicación de un gran número de estudiantes. Una responsabilidad que, en muchas ocasiones, los estudiantes españoles no están dispuestos a asumir.

CC BY-NC-ND 4.0
A orillas del Tyne: la Unión de Estudiantes por Sergio Navarro está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas