Darse un respiro

Comienza la cuenta atrás. Seguro que a la mayoría de vosotros, estéis en un bachillerato, en la universidad o cursando otro tipo de estudios, ya os han fechado los exámenes. Y ya no solo hablo de los de enero, sino también de los parciales, los trabajos, las prácticas… Es agotador, lo sé. Y aunque nos cueste asumirlo, ha llegado la hora. Sí, ha llegado esa gran rutina que convierte nuestras vidas en una monotonía constante. Y puede llegar a ser… estresante.

No podemos pararnos. Las horas están contadas e incluso los minutos y segundos que perdemos en esto y en lo otro. Y nos agobiamos muchísimo. Pero, lo que no tenemos en cuenta, con tanto que hacer, que es mejor tomarse un respiro de vez en cuando.

Soy estudiante y, además, persona. No solamente tengo en la cabeza todo lo que tengo que hacer académicamente, sino también, todos los problemas personales que puedo llegar a tener y, que vosotros, apuesto por ello, tenéis. A nuestra edad, esos problemas los hacemos enormes y, si eres una persona empática a la vez, arrastrarás otros muchos que no tienen nada que ver contigo, pero que te afectan de igual manera.

Imagen tomándo un café. Foto: Carmen Romero.

Imagen tomándo un café. Foto: Carmen Romero.

Así que, a veces, es mejor relajarse un poco. Sé que no hay tiempo o eso es lo que pensamos, pero no es así. Podéis hacer las cosas mejor si vuestra cabeza se relaja de vez en cuando. Tomad, por lo menos, una hora para vosotros. Soltad el móvil, que seguro que está lleno de mensajes del grupo de clase de lo que tenéis que hacer y de lo que no, y haced algo que os apetezca.

Si sois fumadores, quedad con algún amigo para fumaros un cigarro, y prometed durante esa hora una y otra vez que ese es el último que os fumáis antes de ir a estudiar. Quedad para tomar café y hablar de esto y lo otro, antes de encerraos en una biblioteca, donde no se oyen ni los susurros, para así poder concentraros mejor en lo que memorizáis. Si tenéis la gran suerte de vivir en una ciudad, idos de compras y daos algún capricho. Y si tenéis coche, largaos como dos horas a ver una puesta de sol en algún alto del sitio donde viváis, o cuando terminéis las tareas, acostaos en algún lugar sin contaminación lumínica para ver las estrellas.

Hay mil millones de cosas que se pueden hacer para que os relajéis, para que vuestra cabeza procese toda la información obtenida en esas horas. Luego será mucho mejor para vosotros el poder daros un respiro. Porque si nos agobiamos con nuestros asuntos, lo siento mucho, pero son nuestros, nadie puede solucionarlos por nosotros. Así que es mucho mejor tomárselo con calma.

Así que, esta tarde, que debería estar estudiando ya, os propongo que os deis un momento para vosotros. Yo, por ejemplo, escribiendo, ¿y vosotros?

Imagen de perfil de Carmen Romero Román

Carmen Romero Román

Estudiante del Grado de Periodismo en la Universidad de Murcia. Amante del cine y la lectura. Sabemos que hemos leído un buen texto cuando este nos entra por la vista, pero es capaz de tocarnos el alma.

CC BY-NC-ND 4.0
Darse un respiro por Carmen Romero Román está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas