Deporte y juego limpio pueden ir de la mano

Nadal felicitando la victoria a Federer. noticias.caracol.com

Nadal felicitando por su victoria a Federer. Foto: noticias.caracol.com

Hace unos días veíamos cómo Nadal y Federer se jugaban el US Open, y también cómo el compañerismo y, sobre todo, el deporte se sobreponían a cualquier otra disputa. Este partido no solo fue el escenario de un espectáculo con dos protagonistas tan importantes como son dichos jugadores, sino que fue un ejemplo de deportividad que nos hizo reflexionar a muchos.

Pongámonos en situación: estamos ante una final, dos favoritos, un partido y mucha presión. Si estuviéramos ante un partido de fútbol, lo más probable era que los jugadores se lanzasen al terreno de juego a por la victoria, la que cualquier jugador en una competición desearía, pero, en la mayoría de casos, en un partido de fútbol, los insultos y las peleas, desgraciadamente, prevalecen. A esto le añadimos la implicadísima afición, aquella que está expectante al fallo, está esperando cualquier error, ya sea del árbitro o del equipo contrario; da igual, lo importante es crear espectáculo, faltas sobreactuadas por aquí, insultos, peleas y tarjetas amarillas por allá. No nos importa el juego limpio.

Dejando a un lado el fútbol, y aclarando que en todos los deportes (no solo en el fútbol) hay momentos en los cuales se actúa de manera poco deportiva, hay situaciones que nos incitan a actuar mal. Somos humanos, pero nos olvidamos muchas veces de que la magia del deporte está en ver cómo nuestros líderes crean jugadas sobrenaturales, puntos impensables, movimientos incalculables. De eso trata el deporte, da igual cuál; fútbol, tenis, baloncesto, patinaje artístico o voleibol, no importa.

A veces nos olvidamos de que todo lo mencionado es posible, sin las partes negativas, y teniendo entre las manos una final. Pues sí, hace una semana veíamos cómo el compañerismo, las ganas de jugar, de pasarlo bien, y de dejarse la piel en cada jugada estaban en el mismo saco. Vimos cómo dos rivales, dos favoritos y dos personas que hacen del tenis magia, se dedicaban muestras de afecto y compañerismo.

Esto es deporte, señores, y a la vez nuestra victoria como espectadores. A veces es posible dejarnos con la boca abierta, sin ganas de protestar y con buen sabor de boca, sin importar quién gane o pierda, solo con poner en práctica la palabra deportividad.

Imagen de perfil de María Martínez González

María Martínez González

Estudiante de Publicidad y RR PP

CC BY-NC-ND 4.0
Deporte y juego limpio pueden ir de la mano por María Martínez González está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas