Estatus sentimental

¿Es verdad que cuando nos falta algo en la vida nos abstraemos?

Laura Escanes, en uno de sus famosos vídeos de Youtube, habló del miedo a perder algo, el impacto que nos causa, la revolución que llega a ocurrir en nuestra cabeza porque luchamos contra nuestros pensamientos que repiten una y otra vez lo que nos sucede por dentro. Y ella entendió esto como que deberíamos empezar a “aprender a perder”.

Imagen del tatuaje de Laura Escanes. Foto: instagram.com

Cuando una relación falla, o no nos sentimos completos, recurrimos a innumerables formas de mantener la cabeza ocupada con tal de no pensar en eso que tanto nos atormenta. Si vives en una ciudad, hay múltiples posibilidades para conseguirlo, pues esta ofrece lo que es conocido como el ocio y esto nos lleva al capitalismo de acceso, que hace que seguidamente tengamos que tener mucho cuidado con los gastos semanales para no dejar la cuenta a cero y tener que rascarnos el bolsillo.

¿Será que rellenamos lo que nos falta con dinero? Las personas defendemos hasta la saciedad que el dinero no da la felicidad, pero ¿hasta qué punto lo necesitamos cuando sentimos que nos falta algo?

La última moda, por lo general, es abstraerse en el mundo de internet, en los móviles, las nuevas tecnologías y todo lo que estas proporcionan, cosa que pagamos mensualmente. Cuando añadimos una imagen a una red social y ponemos un pie de foto, ¿estamos queriendo decir exactamente lo que los demás pueden ver? Detrás de cada sonrisa, puede que haya una persona que sufre por amor, por salud o incluso por dinero.

Entonces, en vez de comprar un estatus social, ¿hemos pasado a comprar un estatus sentimental también? Y si es así, ¿hasta qué punto somos capaces de engañar con ese estatus que compramos?

Si no quieres darte cuenta de lo que pasa a tu alrededor, descargas una aplicación y puedes crear una vida paralela, la cual diriges tú mismo. Y quizás, de lo que no nos damos cuenta, es que esa vida que diseñamos es la que realmente queremos tener y no nos sentimos completos con la que tenemos ahora mismo.

Lo mismo pasa con las redes sociales: quizás si subimos una foto en la que aparentemente parecemos felices, es que quizás lo que echamos de menos es serlo realmente. O si subimos algún texto en el pie de foto de una imagen desprestigiando, desechando y olvidando el amor, es que a lo mejor echamos de menos tener a una persona que nos llene completamente. Quizás por eso veo tanta gente permanentemente enganchada a su teléfono móvil. Será que se ha convertido en la morfina de los sentimientos que nos pasan por dentro. Lo malo que tienen todos los tranquilizantes para no sentir dolor es que si los utilizas en exceso un día dejan de hacerte efecto. Y ahí es cuando realmente nos damos cuenta de lo que nos falta; en ese punto es cuando reaccionamos y, en vez de intentar abstraernos en un mundo paralelo, el cual deseamos, empezamos a movernos para que este se convierta en nuestra realidad.

Será verdad eso: que vivimos en una economía capitalista de acceso donde  hemos pasado de comprar un estatus social a uno sentimental, aquello de que “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita“.

Imagen de perfil de Carmen Romero Román

Carmen Romero Román

Estudiante del Grado de Periodismo en la Universidad de Murcia. Amante del cine y la lectura. Sabemos que hemos leído un buen texto cuando este nos entra por la vista, pero es capaz de tocarnos el alma.

CC BY-NC-ND 4.0
Estatus sentimental por Carmen Romero Román está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas