Holi Run: Una carrera muy gris

Ojo cerrado lleno de polvos

Foto: http://www.dadu-estudio.com/2012/06/a-todo-color/n

El pasado domingo, 31 de enero, se celebraba en el Cabezo De Torres (Murcia) la popular y de moda fiesta holi run, entendida, según su página web,  como una “carrera de colores que junta deporte, alegría, felicidad, música y sobre todo mucho color” una penosa organización.  Así se pudo percibir nada más llegar al lugar que ni siquiera era un recinto vallado, sino una explanada al aire libre con un escenario y cuatro banderas promocionando la “singular” fiesta en la que TODO EL QUE QUISIERA podía estar, sin ningún tipo de restricción.

Aclaro que, para “supuestamente” participar en el evento había que registrarse en la página web introduciendo tus datos, pero, no sin antes despojarte 14€ (para aquellos que tuvimos más suerte, ya que el precio iba aumentando a medida que llegaba la fecha del acontecimiento) por un indigente kit, que se limitaba a ofrecer una bolsita de polvo de color, una camiseta enorme, una bolsa (porque a eso no se le podía llamar mochila) y un dorsal neandertal, que ni siquiera llevaba una triste pegatina para ponerlo en la camiseta y que tuvimos que colocarlo lamentablemente con imperdibles. Claro, porque imaginas que el dorsal es muy necesario para controlar quién puede participar y quién no, o lo que es de otro modo: quién ha pagado y quién no. Pues parece ser que ese día mi imaginación voló demasiado alto, pero no más que la de los organizadores del evento, porque aquello que descubrí se encontraba bastante lejos de algún mínimo de normalidad.

Cuando dio comienzo la salida, si es que alguien la encontró porque el recorrido no estaba señalizado, salimos todos un tanto desorientados. No sabíamos muy bien qué hacer, si andar o empezar a correr porque nadie ni nada nos indicó la salida. Supimos que estábamos ya dentro de la carrera cuando llegamos al primero de los cinco arcos de color que había supuestamente por cada kilómetro, en los que voluntarios del evento se dedicaban a regarte en polvo de color, básicamente. Conseguimos realizar el trayecto porque seguimos a la multitud, a pesar de que se esparcían e incluso tomaban caminos diferentes, y supusimos que habíamos llegado a la meta cuando comenzamos a ver a gente sentada y ya sin un rumbo fijo, porque insisto, tampoco había meta. No sé qué clase de carrera pretendían hacer.

De igual manera, otro asunto que también me desconcertó preocupantemente fue la NO identificación de NINGUNO de los asistentes encontrados allí. Se puede llegar a entender que en los momentos previos a empezar la carrera, mientras estábamos en la explanada, pudiese estar cualquiera por allí. Pero cuando dio comienzo la salida, te encuentras con que todo el que quisiera, llevara camiseta de la carrera, no la llevara, tuviera el dorsal puesto, no lo tuviera o fuera semidesnudo, podía participar. Todos los dorsales llevaban un número y un código de barras, mi interminable pregunta era “¿para qué?, ¿¡para qué!?”, si nadie nos identificó ni a la salida, ni  a la entrada, ni a la llegada… ¡nada! No pasamos por ningún control de accesos, no registraron mochilas, aún después de las notorias advertencias en los correos que avisaban: “no llevar vidrios”.

No me gustaría pensar que pagué sólo para que me dieran una chapuza de kit, lo hago, primordialmente, para que ofrezcan una eficiente organización que no entiendo sin unos mínimos de seguridad, aún menos teniendo muy presente las situaciones tan perturbadoras por las que hemos atravesado. Pero ¡ojo al dato! no es que yo me esté volviendo paranoica, es que es una seguridad y un control con el que ellos mismos se comprometen en su página web:

Preguntas frecuentes sobre la holi run

Foto: http://www.holirun.es/

Pero la palma de todo se lo lleva cuando, aún encima, después de tan evidente pésima organización, te diriges a un miembro del staff intentando buscar una respuesta a tu pregunta  sobre por qué no ha habido un control de acceso e identificación y te suelten un vacilante “y yo que sé” casi como molesto. Sólo entre los que llevábamos el maldito dorsal y los que habíamos pagado el reprobable kit éramos aproximadamente unas 12.000 personas, a esto suma los que se unieron y participaron libremente sin ningún tipo de impedimento. Una animalada para lo que podría haber sido. Aúno a mi indignación un comentario muy acertado que he podido observar en su página de facebook de otro consumidor de dicho evento:

Comentario de un usuario en la página de facebook de la holi run

Foto: https://www.facebook.com/

 

CC BY-NC-ND 4.0
Holi Run: Una carrera muy gris por Sandra García está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas