Keep Calm… and run!

Este pasado viernes me aventuraba a participar en la 9ª Carrera por los Derechos Humanos en la Universidad de Murcia. Para quien no lo sepa, esta competición no se limita solo al ámbito universitario, sino que se extiende a atletas independientes e institutos. Nada más acceder al estadio quedo impresionado por la gran afluencia de corredores pertenecientes a la secundaria. En situación de carrera la cosa cambia. Con el pistoletazo de salida arranco mi cronómetro y mi playlist. Hasta aquí todo normal. Lo extraño llega en el primer kilómetro, donde ya veo a varios chavales caminar con signos claros de fatiga. Prosigo la marcha y conforme pasan los 4500 metros de la prueba, me encuentro con muchos más estudiantes incapaces de gestionar una carrera relativamente corta, con unas condiciones físicas bastante limitadas. Llegados a este punto quiero dejar claro que este servidor no es un atleta experto. Aun así, me llama la atención que adolescentes de unos 15 a 17 años no posean las aptitudes necesarias para completar un recorrido fácilmente superable, cada uno a su ritmo.

El sobrepeso y el sedentarismo constituyen una lacra considerable en los jóvenes. El Estudio de Vigilancia y Crecimiento ‘ALADINO’ aporta datos esclarecedores: “El 44.5% de los escolares padece sobrepeso u obesidad”. Esta estadística me pone los pelos como escarpias. No vamos a entrar en el eterno debate de aceptarnos a nosotros mismos, con nuestras imperfecciones y defectos. Hablamos de salud, con letras mayúsculas. Las causas que derivan en el exceso de peso son variopintas: entorno familiar, no desayunar, falta de actividad física y un largo etcétera. Quisiera incidir en esta última. Me resulta incomprensible que las familias, junto a los centros educativos, no traten de echar pie a tierra con este panorama. Lo que actualmente son niños con un peso por encima del normal, se tornarán  el día de mañana en adultos con problemas más serios. De hecho, la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE) recoge que el 53,7% de los mayores de 18 años sufre sobrepeso u obesidad. Con todo esto no quiero decir que haya que martirizar a los jóvenes con el físico y el ejercicio. Una dieta variada y ejercicio moderado bastan, aunque suene a topicazo recurrente. Lo dice un amante empedernido de los kebab turcos.

Correr unos kilómetros para sacudirse el estrés del estudio, jugar una pachanga con los amigos o andar con buena conversación nos ayudan a mantenernos sanos. El secreto radica en la regularidad y la moderación.

Pistoletazo de salida de la 9ª Carrera Popular por los Derechos Humanos de la Universidad de Murcia.

Salida de la 9ª Carrera Popular por los Derechos Humanos (Fuente: Universidad de Murcia)

 

Imagen de perfil de Alberto Martínez

Alberto Martínez

Melómano, adicto al deporte y la información, interesado en la salud y la política. Stay strong and keep moving. #ImMadeOfSport

CC BY-NC-ND 4.0
Keep Calm… and run! por Alberto Martínez está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas