La cultura: infravalorada pero esencial

  • Cada vez infravaloramos más la cultura y, sin embargo, cada vez es más importante

Navego entre las estanterías de una librería, una de entre cientos; desde que soy pequeño siempre me ha gustado perderme en sus pasillos, escrutar entre los títulos de los libros y los nombres de los autores en busca de algún tesoro, de algún libro que me hiciese pensar, reír, soñar. De un momento para otro empiezo a fijarme en los precios, las grandes editoriales pueden permitirse “el lujo” de vender sus libros a 20, quizás 25 euros; sin embargo, las pequeñas editoriales se tienen que limitar a vender sus libros a 10 o como mucho 15 euros, una miseria por la cual la cultura se va prostituyendo poco a poco.

Biblioteca de la Real academia de la Lengua española. Fotografía obtenida en: http://www.rae.es/biblioteca-y-archivo

Biblioteca de la Real Academia de la Lengua Española. Fotografía obtenida en: http://www.rae.es/biblioteca-y-archivo

El 1 de septiembre de 2012 el gobierno aumentó los impuestos sobre el IVA cultural, cambiando dicho impuesto desde el 8 % hasta el 21 %, un incremento que supone a su vez un menor consumo de los productos culturales. Esto se resume en un claro mensaje: al gobierno le importa poco la cultura y le importa todavía menos que esta se vaya erradicando lentamente. Tal vez sea porque un pueblo culto, formado, lector, es a su vez un pueblo con más capacidad de pensamiento y toma de decisiones y al que es más difícil alienar; a pesar de todo esto, también debemos tener en cuenta un factor muy importante: nosotros nos dejamos alienar.

Tan solo hay que observar la visión social del artista. Cuando escribes, dibujas, pintas o realizas actuaciones es extremadamente sencillo encontrar, desde cualquier círculo (ya sea interno o externo), críticas como «nunca llegarás a nada» o «busca algo que te permita comer». Tampoco faltan los que afirman que la expresión artística «es una completa pérdida de tiempo»; es más, parece como si nos molestase, como si nuestra visión fuese negativa hacia esas personas que, finalmente, consiguen tener una cierta estabilidad gracias a su expresión artística.

En la sociedad actual, en pleno siglo XXI, estamos infravalorando la cultura. Tanto el gobierno como las personas relegamos al ámbito cultural a un segundo o tercer puesto, cuando debería ser la prioridad más importante. No podemos permitir que siga este camino, que se precipite una tradición cultural cuando, precisamente hoy más que nunca, “no son malos tiempos para la lírica” porque, a pesar de todo, seguimos teniendo genios que trabajan “por amor al arte”, y es con esas personas con los que la sociedad tiene una gigantesca deuda.

Invadid las bibliotecas, comprad más libros y no permitáis que os llamen hipócritas; tenemos derecho a vivir de lo que hacemos, ya que la cultura es lo más valioso que tenemos. Seguid protestando por los impuestos y jamás tiréis la toalla, no debemos caer en infravalorar la cultura que tanto nos ha dado. La próxima vez que veáis un libro barato, sabed que ese libro os va a regalar situaciones de valor incalculable y que vosotros jamás podréis pagar lo suficiente.

Imagen de perfil de Juan Francisco Fernández de Gea

Juan Francisco Fernández de Gea

Adoro la cultura en general,desde el cine, pasando por la literatura,hasta el mundo de la animación, los videojuegos, etc. Poeta a tiempo parcial en Efecto Placebo. Estudiante de Periodismo.

CC BY-NC-ND 4.0
La cultura: infravalorada pero esencial por Juan Francisco Fernández de Gea está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas