La ignorancia es atrevida

Las personas que están más en mi entorno y que mantienen conversaciones conmigo saben de sobra que me cuesta entrar al trapo para hablar de política: actúo cuando no hay otro remedio. Pero ya que entro, entro bien, como dice José Mota: “Ir pa na, es tontería”. Aunque la presente opinión no es una crítica política hacia ningún partido ni a sus líderes, aunque poco le falta. En esta ocasión quiero centrarme más en los votantes, en las personas, en todos nosotros. No vengo para hacer campaña política, ni mucho menos, por lo que podéis seguir leyendo con toda la tranquilidad. Mi misión no es persuadir, sólo criticar.

Para empezar a darle forma a este juicio de valor, voy a apoyarme en nuestra queridísima RAE y plasmar la definición que nos interesa: “Ignorancia: Cualidad del ignorante. Ignorante: Que carece de cultura. Cultura: Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. En resumen, cuando oyes a un ignorante criticar, lo hace sin ningún tipo de criterio. Ahora me podríais decir: “¿Y cómo reconoces tú a un ignorante?”. Pues muy sencillo, solo hay que saber escuchar.

Lo que dinamitó mi estado de nerviosismo controlado, en el que me encuentro mientras escribo estas líneas, fue la conclusión que sacó un conocido mío, al cual quiero mucho, tras una pequeña discusión política bastante acalorada: “Toda la gentuza esta que va a votar a los de la berenjena (Unidos Podemos) son todos drogadictos. Y no lo digo yo, lo vi en un vídeo que me han pasado al móvil, y si lo pone en un vídeo será porque es verdad. Incluso me han dicho que apoyan a los violadores, ese es el tipo de gentuza que va a votar a ese partido”.

La ignorancia es atrevida - Foto: Gentefalsa.com

Símil de la actitud de la avestruz y la ignorancia – Foto: Gentefalsa.com

Querido conocido mío, y todos los que se dedican a dejarse manipular, sea por el partido que sea, culturícese, hay métodos hasta para hacerlo gratis, más que nada para no ir soltando las barbaridades que se suelen oír o leer por las redes. Ni unos son tan buenos, ni otros son tan malos, pero hay que respetar a los votantes y a las personas en general. No se puede ir despotricando de forma gratuita sin tener ni idea de lo que estás hablando. Recuerdo que la libertad de uno (la de expresión, por ejemplo) termina donde empieza la libertad del otro, y ese tipo de comentarios ofenden, al que más y al que menos.

Está bien tener unos ideales, es más, todos deberíamos tener los nuestros, pero el odio no es el mejor consejero, y menos con tal gratuidad. Los partidos políticos tienen su parte de culpa con su nuevo formato mediático de campaña, el cual se encuentra a la mismísima altura que cualquier reallity de tres al cuarto, donde, ni cortos ni perezosos, llegan a soltar barbaridades que casan a la perfección con la cualidad más atrevida: LA IGNORANCIA.

“La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia” – Amos Bronson Alcott.

CC BY-NC-ND 4.0
La ignorancia es atrevida por José Francisco Valero Pagán está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas