La importancia de las palabras

Llega un punto en la vida en el que te das cuentas de que las palabras no lo significan todo. Es extraño que diga esto alguien que escribe y que transmite lo que lleva por dentro con ellas. Pero ¿realmente le damos la importancia que se merecen?

He descubierto, precavidamente y sin arriesgarme demasiado, que no. Y digo esto porque hay personas que, en ciertas circunstancias, no son capaces de hablar para comunicarse. Cada uno elige el método que más le conviene o el que mejor se adapta.

Imagen de muchas palabras. Foto: pepemendoza.blogia.com

Unos lo hacen cantando, otros bailando, otros pintando… y otros lo hacemos escribiendo. E incluso en ese momento en el que empiezas a teclear y a transmitir, sigues cohibiéndote. Porque sí: las personas lo hacen, la gente no muestra a plena y viva voz lo que siente por miedo al rechazo o a cualquier otra cosa. Qué injusto es el mundo. Supongo que la gran mayoría, en vez de dedicarse a juzgar, deberían empezar por poner en práctica lo de mostrar quiénes son primero ellos al resto del mundo.

Sin embargo, aunque nos aguantemos las ganas de gritar todo lo que llevamos dentro, ¿hay otra manera de mostrarlo?

Sabemos a ciencia cierta que los actos definen quién eres. Podríamos empezar por ahí, por fijarnos más cómo se comporta alguien para averiguar qué gusanillo se mueve en su interior. Y eso sin contar con la expresión no verbal, que dice mucho más que cualquier otra cosa.

Creedme cuando os digo que una mirada transmite mucho más que cualquier palabra mal dicha. Porque hay quien te grita con su voz y, a la vez, te abraza con los ojos, y hay quien discute contigo mientras te está acariciando por dentro.

Quizás es eso: nos hemos vuelto unos extremistas, como con todo. Pasamos de darle muchísima importancia a lo que se dice a no dársela en absoluto; pero los extremos nunca fueron buenos, porque, como sabemos, están separados, y hacen que las personas se dividan.

Es cierto que una palabra no es una bofetada, pero en ciertos momentos duele casi tanto como una, o incluso más. Pero si se dice una cosa y se hace lo contrario, mi consejo es quedarse con lo segundo.

Las palabras se pueden manipular, adquieren el sentido que nosotros deseemos con poco esfuerzo. Pero lo que hacemos es más bien un impulso guiado por un sentimiento que escondemos.

Y ahí es cuando empiezas a comprender quién es quién, y poco importa todo lo que se haya dicho con anterioridad.

Porque incluso cuando uno mismo calla… el silencio ya adquiere hasta el mayor significado y sentido.

Imagen de perfil de Carmen Romero Román

Carmen Romero Román

Estudiante del Grado de Periodismo en la Universidad de Murcia. Amante del cine y la lectura. Sabemos que hemos leído un buen texto cuando este nos entra por la vista, pero es capaz de tocarnos el alma.

CC BY-NC-ND 4.0
La importancia de las palabras por Carmen Romero Román está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas