Los kurdos: de héroes a villanos

  • El Gobierno del Kurdistán iraquí convoca a su población a un referéndum de autodeterminación para el próximo 25 de septiembre

Manifestantes kurdos a favor del referéndum. Foto: HispanTV.com

En los últimos años hemos podido observar cómo el pueblo kurdo ha despertado un creciente interés en los medios de comunicación internacionales debido a sus éxitos a la hora de frenar al autoproclamado Estado Islámico. Pero ¿alguna vez habéis intentado buscarlos en un mapa? Estimados lectores, no os molestéis, porque no los vais a encontrar. Los kurdos son el mayor pueblo sin Estado del planeta. Se componen de, aproximadamente, 50 millones de personas repartidas entre cuatro países: Turquía (45 %), Irak (25 %), Irán (25 %) y Siria (5 %).

Desde el inicio de la guerra contra el ISIS la región kurda ha cobrado gran importancia e incluso ha sido considerada como una importante aliada para Occidente en la zona. Además, ha sido capaz de proyectar una imagen propia, diferenciada y autónoma hacia el exterior. Sin embargo, esa imagen de heroicidad sostenida por los gobiernos y el aparato mediático de los países occidentales se ha visto truncada con el anuncio del ejecutivo de la región autónoma del Kurdistán Iraquí de convocar un referéndum de autodeterminación para el 25 de septiembre. No obstante, como suele suceder con estos procesos participativos, no ha despertado demasiadas simpatías a nivel internacional y, pronto, la caverna mediática se ha situado bajo los dictados de los gobiernos para desprestigiar dicho movimiento y moldear así a la opinión pública.

Los peshmergas (tropas kurdas) que habían sido considerados héroes y que se encontraban colaborando con las fuerzas de la alianza internacional se han convertido en cuestión de meses en auténticos villanos, acusados de pretender desestabilizar toda una zona, ya de por sí fuertemente desestabilizada desde la invasión de Irak en el año 2003 por parte de Estados Unidos, que no contó ni con el respaldo ni con la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Mujeres kurdas participando en las operaciones militares. Foto: sputniknews.com

Por su parte, el gobierno iraquí que considera ilegal la consulta convocada por Erbil ha recabado importantes apoyos en la zona como los de los regímenes autoritarios de Turquía, Siria e Irán, que casualmente albergan de manera represiva a una importante minoría de población kurda, y que, temerosos a que estas legítimas aspiraciones pudieran ser extendidas a su territorio, se han opuesto radicalmente a dicho movimiento. A todo ello hay que sumar la incomodidad que produce el apoyo que los líderes kurdos han conseguido del estado de Israel, al que acusan de pretender aprovechar esta situación para potenciar su influencia en la zona.

Sin embargo, ¿qué podemos hacer ante todo un pueblo que aspira a decidir libre y democráticamente su futuro político en las urnas? ¿Reprimirlo o aceptar como demócratas la decisión de sus ciudadanas y ciudadanos? Ante esta situación, sería conveniente analizar si estos mismos países que niegan la capacidad de los pueblos a escoger libremente su futuro, lo hacen realmente por el temor a romper con el orden mundial que arbitrariamente ellos mismos han establecido o movidos por su propio nacionalismo imperialista del que algunos todavía parecen sentir nostalgia.

Imagen de perfil de Salvador Lorenzo i Martínez

Salvador Lorenzo i Martínez

Proyecto de periodista, apasionado de la música y amante del teatro // Projecte de periodista, apassionat de la música i amant del teatre

CC BY-NC-ND 4.0
Los kurdos: de héroes a villanos por Salvador Lorenzo i Martínez está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas