¿Perdonar y olvidar?

Tengo una pregunta que hacer: ¿desde cuándo perdonar y olvidar van de la mano? Me lo he preguntado últimamente en gran medida y no creo que vayan unidas, se pueden separar perfectamente.

Perdonar es un verbo demasiado complicado de comprender y a veces incluso no somos capaces de llevarlo a cabo. Pero realmente, ¿estamos capacitados para hacerlo? Tenemos la tendencia, desde que empezamos a tener uso de razón, de que si nos pasó algo con una persona, tenemos que hacerlo. Pero, ¿qué perdonamos en concreto?

Cuando somos niños, nos enseñan que pegar, insultar o gritar a alguien está mal y que si lo hacemos debemos de pedir disculpas. Supongo que son comportamientos básicos que debemos tener muy en cuenta para que la comunidad y la armonía de esta no sean alteradas. Normas de convivencia diría yo. Pero conforme vamos creciendo cometemos otros errores que no son tan básicos. Hablamos de la palabra daño y todo lo que ella conlleva tras de sí. Hablo más bien de cuando nos sentimos dolidos porque alguien ha tenido un comportamiento con nosotros que no ha sido el más adecuado (o no nos lo parece a nosotros mismos).

Foto chica de espaldas. Foto: pinterest.com

Pero estos últimos días me he parado a pensar firmemente en que a veces, el ser humano actúa conforme piensa que está haciendo las cosas de manera correcta, y si nos paramos a observar más detenidamente, no siempre estamos de acuerdo con todo el mundo. Es decir, que a lo mejor las decisiones que ha tomado esa persona no nos han parecido las más correctas, pero quizá para ella en ese momento si lo parecían o si creía que hacía lo mejor. Supongo que el problema está en que, por norma, no nos paramos en primer lugar a escuchar a los demás, y en segundo lugar, que no toleramos lo que los demás puedan llegar a pensar. Y creo firmemente que cuando una persona empieza a razonar esto que digo, es cuándo realmente es capaz de perdonar de verdad.

Olvidar es ese verbo que no podemos interpretar al pie de la letra en casos puntuales. Hay casos en los que se te olvida algo de los días cotidianos, como por ejemplo las llaves de casa, el cumpleaños de alguien o enviar una práctica a tiempo. ¿Pero de verdad somos capaces de olvidar un suceso? Yo creo que no, por eso los acontecimientos pasados pasan a llamarse recuerdos. Y no sé si os habéis dado cuenta, pero no somos capaces de hacerlo. Conforme pasa el tiempo, puede que lo aparquemos a un lado y ahí se quede. Y ni siquiera lo tocamos por miedo a revivir una experiencia, y cuanto peor esta, más miedo tenemos a hacerlo. Por eso yo reescribiría este verbo para ciertos momentos, y en vez de olvidar, pondría algo así como “dejarlo atrás” ¿Olvidar? Nunca. ¿Dejarlo pasar? En gran parte. Porque por desgracia, el ser humano tiene la capacidad de recordar.

Realmente creo que el problema no está en estos dos verbos de la primera conjugación que nos tomamos al pie de la letra cuando no debe ser así, creo que el problema lo tenemos nosotros.

Y la explicación es más sencilla: No nos damos cuenta de que a esta vida hemos venido a vivir experiencias y aprender de ellas. Un niño no nace aprendido, a un niño se le educa. Y nosotros vamos siendo educados en relación a la vida conforme vamos acumulando experiencias. El problema está cuando olvidamos que a este mundo hemos venido a equivocarnos y aprender de esto. Algo que considero que todo el mundo tiene derecho de hacer, y que a quien se lo quites o le exijas que no le suceda, es como pedirle que sea un robot. Lo siento, el ser humano no es perfecto. Y esto último si que lo hemos olvidado por completo, de la manera que le he dado a este verbo en su primer significado.

Por eso me planteo: ¿perdonar y olvidar?

Perdonar lo hacemos cuando comprendemos que todo el mundo no es como nosotros mismos y que no todo el mundo actuaría como nosotros haríamos. Y que en gran parte todo el mundo intenta hacerlo lo mejor que puede en esta vida.

Olvidar es imposible, pues somos capaces de volver a recordar. Por eso es mejor que dejemos atrás.

Y si te estás preguntando a estas alturas que no he contestado a la primera pregunta de este artículo es que necesitas darle una vuelta más.

Perdonar siempre que se comprenda y olvidar en el sentido que se lo damos, nunca se podrá.

Imagen de perfil de Carmen Romero Román

Carmen Romero Román

Estudiante del Grado de Periodismo en la Universidad de Murcia. Amante del cine y la lectura. Sabemos que hemos leído un buen texto cuando este nos entra por la vista, pero es capaz de tocarnos el alma.

CC BY-NC-ND 4.0
¿Perdonar y olvidar? por Carmen Romero Román está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas