Photoshop aquí, Photoshop allá

Fotografía retocada y original de Inma Cuesta

Fuente: Agora Magazine

Gracias a Inma Cuesta se abre, una vez más, el debate sobre los usos y abusos de Photoshop. La actriz denunció con estas fotos en su cuenta de Instagram que no se reconocía en la imagen de la derecha: “Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal”. La foto, que cuenta con más de 81.000 “Me gusta”, acumula comentarios de todo tipo: desde los que alaban sus palabras, hasta los que la critican por denunciar lo que   -dicen- tanto tiempo lleva haciendo. En mi caso, estoy a favor de los primeros, ya que esta actriz siempre me ha parecido bastante sencilla y natural.

 Estoy de acuerdo con Inma Cuesta en que no hemos de criticar el trabajo de los fotógrafos; en que trabajan con unas medidas que hacen que a las personas de a pie se nos caigan los ojos de envidia; en que se ocupan de hacer que una foto “normal” se convierta en algo artístico. Pero, ¿de verdad es necesario que algunas personas parezcan muñecos de plástico en las fotos? Porque es lo que parece. No hacen a las personas más bonitas, las hacen parecer irreales. Perdón, sin generalizar: las hacen parecer irreales, en algunos casos. Por ejemplo, esta foto. Hay retoques que sí, y retoques que no se deben hacer. Resaltar el azul de su vestido, dar luz a la foto para hacer brillar su piel, quitar alguna arruga del vestido para que sea más elegante: sí. Pero alargar su cuello, estirarle la piel, quitarle parte de su cuerpo: no. Es que, mírenla, ¿no les parece de porcelana? Y, por desgracia, no es este el caso más sonado.

Esta foto y estos comentarios de Inma Cuesta han causado un enorme revuelo en las redes sociales. Todos quieren aportar su punto de vista. Pero lo que es mejor es que otras actrices se han sumado a las palabras de Inma, apoyando y respaldando lo que dice, haciendo ver que los retoques muchas veces son excesivos. Y me parece esto realmente positivo porque son las personalidades famosas las que deben crear conciencia de que lo que se ve no siempre es la realidad. Los cánones de belleza actuales son casi inalcanzables y por eso, para poder conseguirlos, muchas personas descuidan su salud en beneficio de su estética, y éste es el error. Aunque suene a tópico: tenemos que aceptarnos tal y como somos. Y si queremos cambiar algo de nuestro cuerpo, por favor, ni técnicas perjudiciales para la salud ni abusar de Photoshop.

“Si no tengo pecho, no tengo pecho; si tengo culo, tengo culo”, Inma cuesta.

No es este el único ejemplo que tenemos sobre críticas a los retoques de esta herramienta. En los últimos días, también ha sido muy comentado el fallo de retoque en un anuncio de Victoria’s Secret. En él, dejan a la modelo en cuestión sin medio culo. Aparte de este “pequeño detalle”la foto es, por supuesto, toda una perfección.

Modelo de Victoria's secret con una sola nalga por fallo de Photoshop

Fuente: El Huffington Post

Fallos en retoques hay… para aburrir. Desde borrar una extremidad al modelo, hasta curvar el fondo a la vez que el cuerpo del mismo. Pero, ¡qué necesidad! Vamos a ser un poco realistas y recurrir, aunque sea de vez en cuando, a la naturalidad, que también está muy bien. Así que, sí, mejor la Inma Cuesta al natural: gracias, Inma Cuesta.

CC BY-NC-ND 4.0
Photoshop aquí, Photoshop allá por Susana Fernández López está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas