Si eres mujer, ya no debes salir sola de tu casa

  • El otro día, concretamente este último domingo, me encontraba viendo las noticias de Antena 3, y en una de estas noticias que ocupa menos de dos minutos, y más en el fin de semana anterior a las elecciones de Estados Unidos, hubo una que pasó desapercibida, pero que, personalmente, me causó gran impacto.
Cartel en contra de las violaciones. Fuente: Instituto de la mujer de Castilla-La Mancha

Cartel en contra de las violaciones. Fuente: Instituto de la mujer de Castilla-La Mancha

En Lugo, una provincia del norte España, había alerta por la violación de una joven estudiante en el barrio de Agudas Férreas, situado cerca de un campus universitario. Un joven de entre 20-30 años violó a una joven cuando volvía a su casa de madrugada y se disponía a subir en el ascensor a su hogar. Esta noticia pasó a finales de septiembre. Un mes después sucedió una situación similar con otra mujer, quien en el mismo portal del mismo edificio se disponía a coger el mismo ascensor. En este caso, la violación no se consumó. Ahora bien, la noticia, a pesar de ofrecer esta información, daba una recomendación personal a todas aquellas mujeres de esta zona, y, en lo que a mi respecta, a todas las mujeres que son víctimas potenciales de violación, es decir, para todas las mujeres: “Evitar calles oscuras o poco transitadas, evitar regresar solas de noche, y no entrar en portales o ascensores con desconocidos”.

Al escuchar estas palabras lo primero que pensé fue “no puede ser verdad que hayan dicho eso”. En primer lugar, tengo que dejar claro que no creo que la intención de la reportera de la cadena haya sido el ofender, sino el de dar una recomendación para acabar con este mal que tanto afecta y ha afectado siempre, sobre todo a la mujer. En segundo lugar, examinando más detenidamente la noticia e informándome, la encontré más detallada en La Voz de Galicia; aquí leí cómo un mes después de que esta primera joven hubiera sido violada en la seguridad de las puertas de su casa, en el mismo sitio, en el mismo edificio, el mismo hombre iba  a cometer un acto igual pese a estar la policía investigando y patrullando, y sobre todo, cómo las personas de esta zona y de este portal ya estaban acostumbradas porque, y cito textualmente: “No es la primera vez que pasa”. Ahora bien,  después de ver cómo las fuerzas de seguridad españolas o bien no se toman enserio su trabajo o no les importa en absoluto un tema de tanta relevancia como es la violación, quiero examinar las recomendaciones dadas por el noticiario:

¿Por qué la persona que es violada, en este caso una mujer como podría haber sido al revés, tiene que ser la que lleve cuidado? Es decir, estás diciéndome indirectamente que la culpa de que me violen la tengo yo, no la persona que lo ha hecho, ya sea porque es un inadaptado, un desgraciado, o el adjetivo calificativo que quiera cada uno darle. Me estas diciendo, y no solo tú, antena 3, sino la sociedad en su conjunto, que la primera piedra en una violación la pone el violado y no el violador. Encima de todo esto, me estás recomendando a mí como mujer que no salga sola de mi casa, que lleve cuidado, que tenga miedo al andar por la noche. ¿Por qué? ¿Por qué una mujer debe tener miedo por hacer ciertas cosas que para los hombres es un acto cotidiano y común? ¿Por qué me enseñas a mí cómo no ser violada y no enseñas a no violar, sociedad?

Cuántas veces no has tenido miedo de encontrarte en una calle sola con un grupo de chicos, independientemente de cuál sea su aspecto físico, y simplemente has intentado pasar rápidamente mientras una vocecita de tu cabeza decía “ojalá no me digan nada”.  Todos conocemos personas que han sufrido una agresión si no la has sufrido tu misma, y aunque me gustaría decir que el problema no es una cuestión de sexos, que las mujeres a la par que los hombres lo sufren en el mismo porcentaje,  la realidad es que no. La realidad es que a la mujer se la ve vulnerable; a la violación de una mujer se le quita importancia y se le asigna un número más dentro de un expediente, como si el vulnerar sus derechos fuera algo común. Y lo peor es que ante una violación todavía se sigue preguntando: ¿Qué llevabas puesto? ¿Cerraste bien las piernas? ¿Qué hacías sola a esas horas de la noche? Un sinfín de degradaciones que al final siempre te conducen al mismo mensaje: la violación de una mujer es un acto común porque todavía se la sigue viendo como una mercancía, y el “no” de una mujer es el “no sabe lo que quiere” para la sociedad. 

Imagen de perfil de Wendy Dávila Chilpi

Wendy Dávila Chilpi

Estudiante de periodismo de la Universidad de Murcia. Aficionada de la escritura, la fotografía y todo lo artístico.

CC BY-NC-ND 4.0
Si eres mujer, ya no debes salir sola de tu casa por Wendy Dávila Chilpi está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas