“Si pasan unas horas más… el chaval ni lo cuenta”

Cuando llegas a un hospital con un dolor tan insoportable que apenas puedes moverte, lo único que deseas es que te curen lo antes posible. Está claro que todo tiene su tiempo. Los profesionales sanitarios deben actuar sin prisa… pero sin pausa, porque una pausa tan alargada como la que yo viví pudo perfectamente acabar con mi vida. Así de tajante tengo que mostrarme cuando sufrí en mis propias carnes la sensación de que el tiempo pasaba y la infección que habitaba en mi interior se iba expandiendo por el resto de órganos de mi cuerpo. El reloj empieza a correr mientras te detectan la enfermedad: unas primeras pruebas manuales que dan paso a una ecografía y, luego, esperas a que el médico te confirme el diagnóstico, nada favorable. Una apendicitis aguda muy avanzada, cuya operación sería “inmediata o a primera hora de la mañana, depende de lo que diga el cirujano”, me informó la médica de guardia del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Hospital Virgen de la Arrixaca Foto: murciasalud.es

Hospital Virgen de la Arrixaca
Foto: murciasalud.es

Sí, soy de Bullas y me trasladaron a ese hospital porque estaba en mi piso de estudiantes en Murcia capital. ¿Veis algo extraño en eso? Porque la primera pregunta que recibí por parte de un miembro de la ambulancia fue:

“Pero si eres de Bullas, ¿qué haces aquí?”.

Sin comentarios. Ahora resulta que si se te presenta una urgencia como tal, no puedes estar fuera de tu pueblo y que te atiendan como una persona normal. Empezaba bien la noche…

Una noche que se me hizo eterna. Te ponen todos los medicamentos que pueden para que cese el dolor y te dejan ahí, en la cama. El tiempo pasa muy lento y con el alivio te relajas. Ya has sufrido algo entre la fiebre incesante, los vómitos después de cenar y el fuerte dolor abdominal. Pero eso no es nada, todavía me quedaban noches de un sufrimiento inimaginable. No es necesario ser médico para saber que con esos calmantes la infección no se cura hasta la operación. Pero claro, tú piensas: “Bueno, ellos son los especialistas, los que entienden. Supongo que no empeorará el asunto si me operan más tarde”. No te queda otra que confiar en los doctores, estás en sus manos.

En manos del cirujano de aquella inolvidable noche estaba yo. Sin embargo, mi presencia en su hospital no sería agradable por mucho tiempo. La misma chica —pues era bastante joven— que me había anunciado la operación, se aproximó hasta mí para darme la sorprendente noticia:

“No te podemos operar aquí, Iván. No estás empadronado en Murcia, sino en Bullas; por lo tanto, te pertenece el Hospital Comarcal del Noroeste de Caravaca“.

Apenas tengo fuerzas para soltar un “vale”, aunque en mi mente estoy maldiciendo el dichoso asunto administrativo que se estaba imponiendo de manera clara sobre un tema mucho más importante y serio: mi salud.

Hospital Comarcal del Noroeste Foto: laopiniondemurcia.es

Hospital Comarcal del Noroeste
Foto: laopiniondemurcia.es

En principio no había problema. Todo estaba arreglado para mi traslado en ambulancia hasta Caravaca. “El cirujano ya ha sido avisado y te estará esperando para operarte mañana temprano“, me vuelve a informar la médica. Bien, no tengo por qué preocuparme… o sí. De nuevo me remito al paso del tiempo. La situación se fue tornando cada vez más alarmante con el paso de las horas.

Mi ingreso en La Arrixaca fue sobre las 02:00 horas de la madrugada del sábado; la intervención debía ser lo antes posible porque la infección se podía propagar a órganos importantes —como el hígado— y mi vida podría correr peligro. No lo digo yo, lo dice el que acabaría siendo mi cirujano:

Si pasan unas horas más… el chaval ni lo cuenta. Si llega un paciente así a mi hospital, lo primero que hago es operarle”.

Imaginad la reacción de mi madre al recibir esta impactante declaración. Me había visto sufrir mientras el reloj corría y nadie movía un músculo.

Aquí viene lo fuerte. La maldita ambulancia no me recogió hasta las 10 de la mañana y, por si mi demora había sido insuficiente, a los quince minutos de camino el conductor recibe una inoportuna llamada… y vuelve a la Arrixaca a por un paciente al que le habían dado el alta. El despropósito no termina ahí, pues tuve que esperar otra hora hasta que subieron el par de ancianos. La indignación e incertidumbre que reflejaba mi madre parecía no perturbar la tranquilidad del conductor, que luego se daría cuenta del error que había cometido.

A las 12:30 horas llegué a Caravaca. Rápidamente fui operado por el médico cirujano ya citado. Reconozco que es un hombre muy amable y atento. Siempre que estaba en el hospital se pasaba a ver mi estado —aunque no le tocara consulta—. ¿Y por qué? Porque sabía que habían cometido una injusticia (por no decir negligencia) conmigo, desde Murcia. En efecto, la proliferación de la plaga se confirmó y de apendicitis pasó a peritonitis aguda muy avanzada. A los 3 días de la primera operación fue necesaria una segunda, después de estar una noche entera vomitando sin cesar. Dos intervenciones en cuatro días que tendrían sus consecuencias. Las dos anestesias generales que me administraron me provocaron algo nunca visto en una persona joven: la imposibilidad de orinar y un dolor insoportable para incrementar mis días en el hospital.

En la cama del hospital, el  último día de ingreso. Foto: Iván Sevilla

En la cama del hospital, el último día de ingreso.
Foto: Iván Sevilla

Hasta 18 días ingresado. Sonda por aquí, sonda por allá. Noches enteras sin dormir. Atiborrado a medicamentos y antibióticos, algo que no impedía esos dolores inesperados que volvían a golpear mi cuerpo, tan débil. Mis fuerzas estaban por los suelos y los días sin poder comer ni beber han hecho mella en mi: 6 kilos menos.

Las enfermeras y médicos no daban crédito. Una peritonitis muy complicada. Y todo porque desde La Arrixaca no habían hecho bien su trabajo. La cuestión es bastante simple: o me operas o me trasladas lo antes posible, que ambulancias disponibles hay a todas horas.

Me parece espantoso que se anteponga un tema administrativo (el empadronamiento) a la salud de un ser humano. Una actitud totalmente insensata e imperdonable para unos profesionales sanitarios que juegan con nosotros, actuando así.

El sufrimiento hacia mi persona y el gasto innecesario para la seguridad social por estar tanto tiempo ingresado son inadmisibles. Espero que la reclamación que envié sirva para que esto no se vuelva a repetir, porque el derecho a una sanidad de calidad no está ligado únicamente a un hospital. Entiendo que para operaciones previstas con tiempo acuda al centro sanitario que me pertenece, pero cuando es una urgencia deben atenderme en el hospital más cercano. Con la salud seamos serios, por favor.

CC BY-NC-ND 4.0
“Si pasan unas horas más… el chaval ni lo cuenta” por Iván Sevilla Fernández está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas

  • Pingback: “Si pasan unas horas más… el chaval ni lo cuenta”()

  • Mello

    Sin embargo, la gente le ha dado mayoría absoluta al PP de Murcia, los que con su gestión casi te matan, espero que tu caso, al menos, sea capaz de abrir alguna conciencia.

  • Daniel Dueñas

    Reclamación? Un buen abogado y denuncia penal con reclamación millonaria por responsabilidad civil. Porque aquí solo se aprende a hostias

    • Juan

      Sólo puedo estar de acuerdo con Daniel. Ni reclamación ni leches, una denuncia bien gorda y que quiten capacidad de decisión al g…. que casi te mata. Basta ya de tanta estupidez administrativa cuando el pensar en la salud de la gente debería ser lo primero.

      Mierda de hospitales y mierda de negocio que han hecho nuestra basura de políticos con la sanidad.

  • Paloma

    Lo que debes hacer es denunciarlos, que les metan un buen paquete, eso servirá para que no le ocurra lo mismo a otra persona, solo el aviso, se lo pasan por el forro.

  • JC

    Como médico entiendo tu indignación y lo mal no sólo que lo has pasado, sino por desgracia lo que aun queda. Pero también debemos ser objetivos al momento de señalar. Igual que tú, no entiendo el porqué no te operaron en el momento, ya que todo ello responde a la situación de las condiciones en que llegaste, y eso no lo sé. Lo correspondiente a la derivación a tu hospital de referencia y el motivo de hacerlo es de índole administrativo y no tiene nada que ver con la función sanitaria (por lo de ser objetivo), pero que, por desgracia es al mismo personal al que le corresponde notificarlo cuando no debe de ser así, pues como te digo, es un tramite administrativo, pero uno tiene que dar la cara. Evidentemente hay responsabilidades a las que tienes derecho a cuestionar si quieres hacer valerlos, y es decisión tuya. Y finalmente aclaro, que como dije, soy médico, no soy cirujano, ni trabajo para el SPS, por lo que solo externo mi opinión. Espero y todo vaya bien en adelante.

    • manoli

      Hola. Puedo entender que usted tenga más conocimientos en este tema que por ejemplo yo. Pero no estoy de acuerdo con usted en que sea sólo un trámite administrativo. Te voy a dar mi versión en un ejemplo que le pasó a un miembro de mi familia, mi tío. Resulta que trabajando se cae y se parte la tibia. Sus compañeros llaman a la ambulancia y lo trasladan al hospital sobre las 11 de la mañana. Allí lo ven y le dan el diagnóstico y le ponen el pie derecho porque se le había quedado torcido y le dice el traumatologo que van a esperar hasta por la tarde para operarlo, pero que a él no le pertecece ya que debería de ser la mutua la que le opere, pero que así no puede estar más tiempo. De hecho, lo operaron gracias a Dios.
      Y ahora mi pregunta: ¿porque lo operan de momento si no les pertenece y hay pacientes como este chaval que lo dejan abandonado a su suerte? Para mi, muy simple, porque la mutua correrá con los gastos medicos y no la seguridad social.

  • Niltsiar

    Demanda.

  • Carlos Rodríguez

    Tres días en un hospital con apendicitis de libro, que mi doctora no detectaba. Traslado a otro hospital(cuando una segunda doctora la detecta por un simple TAC que no quisieron hacerme antes) porque el mío no tenía quirófano en Agosto… Peritonitis muy avanzada que casi me mata. 22 años. Sí, es España te puedes morir de una apendicitis hoy en día por lo que veo.

  • Josema DJota

    Buenas Ivan..espero que te recuperes,no hay mucho que pensar ..Neglijencia Real.Pura y Dura como la vida misma.. “Denunciales” si no ..otro volvera a SUFRIR lo que tu.

  • Leticia

    Hola Iván,
    Espero que te recuperes pronto. Siento decirte que la reclamación no te va a servir de nada. Cuando la pones, se la mandan al personal aludido, que probablemente se inventarán su versión para justificar su negligencia. Y la administración te contestará que sienten mucho que hayas SENTIDO que se te ha tratado mal en el hospital, pero que es un sentimiento que tu tienes que la realidad es lo que se han inventado ellos. Además si les preguntas si las reclamaciones tienen consecuencias te dirán que no, el personal tiene su plaza asegurada y son intocables. Tú eras un paciente muy caro (pruebas y operación de emergencia) y la sanidad española sólo premia al personal que gasta dinero, asi que te mandamos a otro hospital que se gasten el dinero otros. Te deseo una rápida recuperación y que tu reclamación vaya mejor que la mía 🙂

  • chema killer

    Mientras los políticos nos distraen con Venezuela, el olor de las nubes, o mamarrachadas varias, el dinero público se va a bolsillos privados cada vez con más descaro. Las administraciones públicas, completamente quebradas se pasan la pelota unas a otras para no estropear la operación de marketing permanente del político que gobierna, siempre pensando en las siguientes elecciones y no en los ciudadanos para los que trabajan. Disfruten de lo votado.

  • Santiago Torres

    Ya lo han dicho antes pero yo tambien para hacer grupo: denuncia, denuncia, denuncia. La reclamacion es papel mojado con el que van a limpiar los restos de vomitos de otra gente que si no se denuncia van a pasar por el mismo infierno que tu. Denuncia con abogado porque lo que te han hecho no es ya una negligencia que lo es, es inhumano, y eso debe condenarse. Mucha suerte y recuperate pronto.

  • Pepito Perez

    Disculpad por el seudónimo, Soy Cristino Guerrero, A mí me está pasando algo parecido, soy enfermo crónico del corazón, He sufrido un infarto agudo y dos anginas severas, al día de hoy tengo una arteria coronaria obstruida al 70% y es intratable, por lo que tengo que asumir que me tiene que dar otro infarto… las cosas son así, de hecho mi actual situación médica se define como de angor inestable. El problema es que el viernes pasado voy a la farmacia a recoger las pastillas de mi tratamiento que se están acabando y para mi sorpresa me dicen que “NO me han renovado el tratamiento” y que no me pueden dar nada porque son con estricta receta médica. Tras ponerme en contacto inmediato con mi médico de cabecera, me dice que no es su labor renovar el tratamiento (se debe hacer cada 6 meses aprox.), cuando siempre lo ha hecho ella. No obstante y ante esta situación, contacto con el cardiólogo a través del servicio de atención al paciente del ambulatorio de Portugalete en Bizkaia y me dicen que el cardiólogo dice que tampoco me renueva el tratamiento porque “su jefe” le ha ordenado que no renueve a nadie tratamientos, que lo hagan otros. Parece ser que si renuevan un tratamiento el gasto se le imputa al hospital en que trabaja y eso al Director del servicio de cardiología o al Director General del hospital de Cruces-Barakaldo no les gusta.
    En definitiva, 56 años, dos hijos pequeños, riesgo de infarto inminente y me he quedado sin tratamiento, por lo que de suceder lo peor, mi posibilidad de superviviencia se va al cuerno.
    Por supuesto he puesto la oportuna denuncia en Comisaría, y estoy a la espera de acontecimientos, esto es de locos.

  • Esteee Che

    Tienes razón en todas las cosas que explicas. Lamentablemente, se te ha escapado el pequeño detalle de que, si te hubieras empadronado desde el principio en tu dirección habitual (Murcia), esto no te habría pasado y, le hubieras ahorrado un buen dinero al sistema sanitario de murciano. Es muy fácil echarle siempre la culpa los servicios públicos sin admitir nuestra parte de responsabilidad. La negligencia que primero ocurre es la tuya por noaclarar tu situación administrativa. Lo que provoca ciertas complicaciones administrativas dentro del sistema de salud. Obviamente, eso no justifica que no se trate con urgencia una apendicitis grave en urgencias por muy desplazado que sea.
    La próxima vez piensa si te compensa el pequeño ahorro en impuestos por no empadronarte en la capital contra el maremágnum administrativo en un momento así.
    Un saludo y que te mejores pronto.

    • Iván Sevilla

      Perdona pero no estoy de acuerdo con tu opinión. Primero porque si me empadrono en Murcia, luego no puedo acudir al médico de mi pueblo natal en caso de que me ocurriese algo en mi pueblo, Bullas. En segundo lugar aunque menos importante, tampoco podría votar en mi pueblo. Y perdone usted que le diga pero entonces si una persona está de visita, de compras o por cualquier otro motivo, se encuentra aquí en Murcia ( o en otra ciudad de España)… ¿También tendría que estar empadronada verdad? Los españoles tenemos derecho a una sanidad pública en todo el territorio nacional, no únicamente en un hospital. Que nos asignen uno lo veo lógico, pero en caso de URGENCIAS, que lo dice la palabra, deben atender al paciente esté donde esté. O me trasladan antes a Caravaca y me operan antes y no sufro ni genero tanto gasto para la seguridad social, si tanto te preocupa eso.

    • Sarroz Sadot

      Respuesta de cuñado de manual. Hamijo estee che, hay que pensar un poquito antes de decir tonterías.

  • Lolailo

    Si hubieras sido marroqui te hubieran operado al momento en cualquier hospital

  • Mari Carmen Miranda

    Si quieres denunciar recuerda que deberás depositar una tasa proporcional a la cantidad reclamada, puede ser mucho dinero.
    Sin olvidarnos que necesitarás un abogado y un procurador que también te pedirán una “provisión de fondos” para ponerse en marcha.
    Cuando algo nos duele queremos que nos atiendan inmediatamente, lógico y normal, pero no siempre es asi, eso de que entre el enfermo corriendo encima de una camilla y en la propia camilla ya van auscultando y valorando al paciente camino del quirófano solo pasa en las películas.
    Yo tuve un accidente de tráfico y cuando al fin llegó la ambulancia pensé que ya estaba todo claro, de ahi al hospital me operarían y listo, me había roto algunos huesos.
    Me llevaron al primer hospital, al más cercano, me reconocieron y me dijeron que ese hospital no me correspondía ¿le suena a alguien? y allí me dejaron, me tuve que buscar la vida para irme al otro hospital por mis medios.
    Para no liarme mucho tuve el accidente un viernes, hasta el jueves siguiente no me operaron, es lo que hay, al que no le guste siempre puede irse pagando a una clínica privada, ahi lo atenderán más rapido.