Y ahora a por el PSOE

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Foto: www.publico.es

La victoria en las primarias socialistas por parte de Pedro Sánchez, aparte de una sorpresa, ha creado un maremoto político, casi a final de curso, en las Cortes, y hay opiniones y gustos para todos. Yo, sinceramente, no sé qué pensar; bueno, sí que lo sé, para qué nos vamos a engañar. Y es que, a día de hoy, el único que se frota las manos es Pablo Iglesias, consciente de que es el empujón que necesita para terminar de cepillarse al PSOE y, si de paso se limpia a Rajoy, pues oye, eso que se lleva.

Iglesias ha leído mucho de comunismo y socialismo y parece que lo que más ha sacado en claro es la parte de acabar con la competencia. No para de repetir eso de una izquierda unida ante el PP, la corrupción, bla, bla, bla…, pero unida y dirigida por él, o ¿es que nadie se acuerda ya de IU? Mala pregunta, claro que nadie se acuerda de IU. Hace un año de esa coalición tan majestuosa que iba a arrasar en las elecciones, sumando los votantes que se perdían por la ley electoral a las filas de Podemos, y que iba a ser el comienzo de una nueva era política en España… Resultado: 1 100 000 votos menos que la suma de las dos organizaciones por separado en diciembre de 2015 y la desaparición completa IU del espectro político. Habrá quien piense que lo digo por decir, pero todo estudiante de comunicación sabe que hay una máxima: “si no te tienen presente, no existes” y, amigos, IU, a día de hoy, no existe. ¿Alguien se acuerda ya de Errejón…? Relegado al olvido, y si no, veremos en un año.

Y es que no ha tardado mucho el camarada Iglesias en realizar su primer movimiento: ya se ha puesto en contacto con Sánchez para proponer al flamante dirigente socialista que lidere su fallido proyecto de moción de censura (y digo fallido porque hasta ahora no iba a llegar a nada; hoy quién sabe). Que se queme Sánchez, que parece que eso de resucitar lo lleva bien.

No quisiera terminar sin hacer una pequeña reflexión, esta va a ser la mía, cada uno tendrá la suya:  si el partido socialista se escinde, mejor para Podemos. Si el partido socialista se hunde en la intención de voto, mejor para Podemos. Si el partido socialista quiere formar parte de la nueva izquierda, mejor para Podemos.

Imagen de perfil de Diego Marín Ruíz

Diego Marín Ruíz

CC BY-NC-ND 4.0
Y ahora a por el PSOE por Diego Marín Ruíz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Noticias relacionadas